Que hay una enorme porción de la sociedad que repudia el feminismo no es noticia. Ese repudio suele agravarse cuando las feministas nos “metemos” con cuestiones clásicas de la cultura occidental. Esta vez le tocó a una de las obras más sobrevaloradas de la Literatura Universal: El Principito.

Como iniciativa de la editorial española Espejos Literarios, se ha realizado una reescritura del clásico de Saint-Exupéry en clave feminista. Esta nueva versión, titulada La Principesa, contiene lenguaje inclusivo, 60% de personajes femeninos y una visión vegana. Así, los personajes femeninos ya no se reducen a flores y serpientes como en la original, la boa no se come un elefante sino que se come un volcán y la protagonista es una mujer aviadora.

Las ideólogas del proyecto comentan:

“Fiel al mensaje transmitido por el autor, La Principesa es más que una simple traducción de género; es una obra reescrita a través de un nuevo universo de personajes que respeta lo esencial de la obra original. Eso que para Saint Exupéry es invisible a los ojos. El público infantil y adulto que lea La Principesa acompañará a nuestra aviadora protagonista en su redescubrimiento del amor y la amistad a través de su pequeña amiga de cabellos violetas, viajando a planetas donde los oficios son desempeñados indistintamente por hombres y mujeres, y donde los animales reciben un trato un poco más amable que en la obra original”.

Por supuesto que las críticas negativas no demoraron en salir a la luz en redes sociales. Muchas personas muy afectadas porque las feministas “arruinaron” su libro favorito, el único libro en el mundo que es universal y “no distingue razas, géneros, nacionalidades ni credos”. Desde esa visión idílica con la que se concibe a El Principito como esa obra que es tanto para niños como para adultos o que debemos leer en varios momentos de nuestra vida, la acción del feminismo sobre un texto casi sagrado no tarda en ocasionar la furia de miles.

El libro se puede conseguir online por Bubok y Amazon.