Hace algunos días nos preguntábamos qué hubiera sido de las carreras musicales de Alex Turner y Lily Allen si se hubiera concretado Rupert The Band, el grupo que la cantante y el líder de Arctic Monkeys habían proyectado juntos.

Ahora, el reciente paso del ex guitarrista de The Police, Andy Summers, por Argentina nos deja una pregunta similar: ¿Qué podría haber sucedido si se materializaba la gira en la que Summers y su compañero del grupo inglés, Stewart Copeland, planeaban incorporar a Gustavo Cerati?

El mítico músico argentino casi se convierte en el sucesor de Sting al frente del grupo londinense tras haber trabajado junto a Andy en “Traigan la noche“, una versión en español de “Bring on the Night” que el ex Soda Stereo grabó para un tributo latinoamericano a la música de The Police.

Según le confirmó el propio Summers a La Nación, la idea de salir de gira junto a Cerati surgió como resultado de la buena química que tuvieron en el estudio:

“Sí, hablamos algo de eso. Nos había gustado mucho lo que Gustavo había hecho con ‘Bring on the Night’ y fue genial trabajar con él”.

“Estuvimos tres días y la pasamos muy bien. Yo pensé que teníamos que hacer algo, porque había funcionado muy bien, tuvimos muy buena química y se nos ocurrió que podíamos hacer juntos una gira por Sudamérica. Creo que él estaba comenzando su carrera solista, se había ido de Soda Stereo y no podía meterse en ese proyecto”, agregó el músico nacido en el condado de Lancashire, al noroeste de Inglaterra.

En su momento, Cerati recordó la posibilidad de suplantar a Sting en un diálogo con Rolling Stone en el que dijo:

“En esa época recién había terminado el tema Soda Stereo, y era emocionalmente una situación muy fuerte para mí: cómo resolver cierto tipo de cosas, cómo quedaban las relaciones. [Andy Summers] fue alguien con quien charlé mucho de ese tema, además de mi natural admiración por lo que habían hecho ellos y por lo que eran ellos como músicos. Hice la versión, Miles [Copeland] la escuchó, y me llenaron de elogios. Pero la cosa no terminó ahí: cuando vuelvo a Buenos Aires, me llama Miles y me dice: ‘Voy a ir a Buenos Aires porque quiero hablar con vos’. Y se vino para convencerme de hacer una gira, con la cual íbamos a tocar todos los temas y en cada país íbamos a invitar a los diferentes músicos que habían participado en el tributo. Pero él quería que yo estuviera ahí, con Andy y con Stewart”.

Comunidad Indie Hoy