En la tarde de ayer, reportamos que las emblemáticas puertas de la casa en donde pasó sus últimos años Luca Prodan fueron pintadas por empleados del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como parte de una limpieza de fachadas anti-grafiti.

En todo caso, dicha acción fue realizada sin previo aviso a los encargados actuales de ese lugar. Aquello generó un gran descontento por parte de muchos de los fanáticos del fallecido líder de Sumo que consideraban valiosas las decenas de firmas que estaban consignadas allí.

Sobre este suceso, incluso Andrea Prodan, hermano de Luca, opinó por medio de su Facebook y en su mensaje alentó a que todos los interesados intervinieran esa entrada para devolverle su espíritu rebelde:

“Bienvenidos a la Puerta de la Libertad. Todos pongan lo que desean. Lo que sienten. Nada es eterno. Solo el Amor”.

No quiero mirar tv. Salgo. Camino. Mi corazón me lleva hasta Calle Alsina. Me acerco… la ciudad está desierta. Hay UNA…

Posted by Andrea Prodan on Monday, August 27, 2018

Lo cierto es que según reporta la página de Facebook de Lo de Luca, el bar cultural que ahora funciona en esa antigua residencia ubicada en el barrio de San Telmo, y gracias a que aparentemente la pintura utilizada no era de la mejor calidad, consiguieron regresar las puertas a su condición anterior. Su publicación estaba acompañada de fotos y decía lo siguiente:

“Buenas noticias!! Pudimos volver la puerta a su estado natural!! Gracias x bancarnos amigos!!!!! LUCA NOT DEAD!!!”.

La buena noticia entonces es que, ahora más que nunca, ha quedado claro que este ídolo del rock argentino continúa siendo recordado por una gran cantidad de personas dispuestas a defender su legado pese a que ya han transcurrido 31 años desde su partida.