Gran parte de las muertes de los raperos suelen estar relacionadas a violencia o abuso de drogas, alcohol y demás. Pero ese no fue el caso de Jon James McMurray, quien perdió la vida el sábado en la ciudad de Vernon, Canadá, al no poder abrir su paracaídas cuando saltó de un avión.

Según reportaron diversos medios como la BBC y la CNN, el artista se encontraba grabando algunas tomas para su nuevo video cuando caminó hasta el borde del ala, haciendo que la aeronave cayera en espiral fuera de control.

Ryan Desrochers, miembro de la gerencia del equipo del músico canadiense, relató a través de un comunicado:

“Jon se mantuvo en el ala hasta que fue demasiado tarde y para cuando se soltó no tuvo tiempo de abrir su paracaídas. Cayó y murió instantáneamente”.

“Murió grabando un proyecto en el que había trabajado por meses”, agregó Desrochers. “Había entrenado intensamente para esta maniobra”.

Por su parte, el piloto pudo controlar el avión y logró aterrizar de forma segura, evitando así que más gente resultara herida en este trágico episodio.

James McMurray era conocido por sus acrobacias extremas, que le gustaba interpretar en sus videos musicales, y previamente saltó de un avión en una sesión de fotos para una canción llamada “The Man”.

Con más de 18 mil seguidores en Instagram, el letrista de Calgary, la ciudad más grande de la provincia canadiense de Alberta, usaba sus cuentas de redes sociales para publicar fragmentos de sus trucos “locos” y “locos”.