Foto: Matías Casal

Días atrás te contábamos sobre el escándalo generado por un poster de Pearl Jam anunciando su show en Missoula, Montana.

El poster, realizado por el bajista Jeff Ament y el artista Bobby Brown, mostraba al cadáver del presidente Donald Trump siendo devorado por un águila calva y por detrás la Casa Blanca ardiendo en llamas.

Por supuesto que una manifestación de este calibre no iba a pasar desapercibida, sobre todo porque el show promocionado tenía como fin la recaudación de fondos para la campaña del senador demócrata Jon Tester.

El senador Matt Rosendale, del frente republicano no tardó en responder por su cuenta de Twitter a lo que él consideró un ataque:

“Este poster de Pearl Jam es desagradable y reprensible. Muestra al presidente Donald Trump muerto y a la Casa Rosada en llamas. Es hora de que Jon Tester denuncie este acto de violencia y evidente extremismo”.

La banda ha respondido a las fuertes críticas hacia el controversial poster y se mantienen en la misma postura. Esta fue la respuesta de Jeff Arment en declaraciones a Rolling Stone:

 “El rol de los artistas es hacer a la gente pensar y sentir. Y la actual administración de gobierno nos tiene pensando y sintiendo”.

“Yo fui el único que armó el concepto de este poster y estoy abierto a toda interpretación y discurso. Con amor, desde la Primer Enmienda, Jeff Ament”, continuó seguro y a la vez irónico el bajista de la banda.

Es la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos es la que prohíbe la creación de cualquier ley que reduzca la libertad de expresión. Así es que la banda seguramente planea seguir manifestándose libremente y expresando sus ideas políticas, sin hacer oídos sordos a la realidad que, como ciudadanos, les compete.

Comunidad Indie Hoy