Categorías: Noticias
| Publicado
19/09/2020

Pink Floyd: Las mejores 5 canciones compuestas por Richard Wright

Celebramos el legado de Wright en la emblemática banda de rock.

Richard Wright

Richard Wright fue uno de los miembros fundamentales de Pink Floyd. En la larga trayectoria de la banda, el músico se desarrolló en varios aspectos: principalmente como tecladista, aunque también exploró el canto y, muy significativamente, la composición.

Desde los primeros discos de la banda hasta los más reconocidos, Wright imprimió su sello que fue mutando con el correr de los años, las nuevas tecnologías y las búsquedas de la banda. Wright fue responsable de algunos de los temas más importantes de Pink Floyd y aquí te traemos cinco de ellos.

"See Saw"

En este tema, perteneciente al segundo disco de la banda, A Saucerful of Secrets, Wright no solo se hace cargo de las teclas sino que se convierte en multiinstrumentista y aporta voces. Como compositor de la canción, elige desplegar una sensación etérea y de experimentación.

"Us and Them"

Una de las mejores canciones de The Dark Side of the Moon, con una fuerte impronta Gilmour pero que en su génesis contiene una idea de Wright. Comenzó a trabajar la canción por su cuenta en 1969 y luego la llevó a la banda para desarrollarla. El crédito oficial de composición lo comparte con Roger Waters.

"Summer ’68"

Esta canción incluida en Atom Heart Mother lo ve a Wright también a cargo de la letra, con una profunda reflexión sobre su vida. Es una canción que tiene al piano como base fundamental, pero en la que intervienen también interesantes secciones de vientos.

"Echoes"

Una de las canciones más singulares de Pink Floyd, de 33 minutos de duración, encuentra diversas secciones en su discurrir. Uno de lo momentos más recordados es el solo de órgano de Rick. Según él, este icónico solo estuvo inspirado por "Good Vibrations" de The Beach Boys.

"Shine On You Crazy Diamond"

Este es uno de los hits definitivos de Pink Floyd, incluido en el celebrado álbum Wish You Were Here. La canción fue escrita en homenaje a Syd Barret y, en lo que respecta a Rick Wright, representa un momento de experimentación muy importante porque lo enfrenta al sintetizador Moog. No solo esto sino que también reserva su momento para momentos clásicos de piano.

Suscribite a Indie Hoy
Recibí noticias de arte, música, series, peliculas y más en tu correo.
En esta nota: Pink FloydRichard Wright