Noticias
|
25/10/2021

The Doors: La vez que Jim Morrison fue arrestado en el escenario

Recordamos el día que el líder de The Doors, fue arrestado sobre el escenario en medio de un show que el conjunto estaba brindando en el New Heaven Arena de la ciudad de Connecticut en 1967. Conocé la historia a continuación.

El rock está lleno de anécdotas que quedarán para la historia, tanto para sus protagonistas como para la gente que disfruta y ama el género y sus bandas. Una de esas anécdotas es aquella en la cual Jim Morrison, el líder de The Doors, fue arrestado sobre el escenario en medio de un show que el conjunto estaba brindando en el New Heaven Arena de la ciudad de Connecticut en 1967.

Hoy queremos recordar este hecho y qué mejor manera de hacerlo que a través del relato de uno de sus protagonistas: Robby Krieger, otro de los miembros del grupo que vivió más de cerca el suceso. En una nota escrita para Literary Hub, el músico admitió: "El infame concierto de New Haven se cita en cada recuento de la historia de nuestra banda, así que supongo que debería ofrecer mi versión aquí. Y tal vez incluso asumir mi parte de responsabilidad", comenzó.

“Fue el final de un año emocionante: nuestra canción Light My Fire' lo había cambiado todo durante el verano del 67, y para el otoño, nuestro segundo álbum, Strange Days, se unió a nuestro disco debut entre los cinco primeros. El hábito de beber de Jim había crecido en paralelo con nuestro éxito, por lo que los miembros de nuestra banda y el equipo se turnaban la tarea de intentar mantenerlo lo más sobrio posible en las noches de show”, recordó.

The Doors.

“El 9 de diciembre de 1967, esa tarea había recaído sobre mí. Jim y yo estábamos disfrutando de una cena tranquila con nuestras respectivas citas antes de nuestro concierto en New Haven, Connecticut. No bebía más de la cantidad habitual, pero su cantidad habitual era más de lo habitual para la mayoría de las personas. Todavía tenía que descubrir una estrategia exitosa para atraer a Jim a la moderación. Discutir no funcionó. No decir nada no funcionó. Alentarlo no funcionó. Esa noche fui con un suave regaño: ‘¿Estás seguro de que quieres pedir eso?’ y agregué: ‘Vamos, hombre, tenemos un recital en dos horas’. Tampoco funcionó”.

Luego, Krieger continuó desarrollando el relato sobre cómo se fue cocinando todo para llegar al punto cúlmine de la historia. “Más tarde esa noche estaba en nuestro camerino cuando escuché a Jim gritar. Todos salimos corriendo para ver qué pasaba y lo encontramos gritándole a algunos policías y ellos devolviéndole los gritos. Durante la conmoción, entendimos lo que había sucedido: Jim se estaba besando con su cita en una ducha cuando un oficial de policía lo enfrentó, pensando que era un miembro aleatorio de la multitud que se había colado detrás del escenario. Jim supuestamente se burló y el policía supuestamente lo roció con gas pimienta, Mace. No tuve ningún problema en creer la historia. A Jim le encantaba hablar con la policía, y a los policías les encantaba tener una excusa”.

Sin embargo, Krieger recuerda que “una de las razones por las que la policía cambió de la forma química de Mace que todos usaban en los años sesenta al spray de pimienta que usan hoy en día es porque Mace a menudo era ineficaz contra las personas bajo la influencia del alcohol. Así que tal vez fue algo bueno que mis quejas en la cena no hubieran funcionado: ¡la bebida de Jim puede haber salvado el día!”.

Luego, prosiguió: “El show en sí, o al menos la parte que pudimos tocar, salió bastante bien. En todo caso, el Mace probablemente hizo que Jim se pusiera un poco sobrio. Cuando empezamos a tocar Back Door Man’, Jim se lanzó a su ahora famosa perorata sobre el hombrecito azul con el traje azul con la gorra azul que lo había cegado temporalmente entre bastidores. [...] De repente nos rodearon. Un teniente de policía subió al escenario y Jim le ofreció el micrófono: ‘Di lo tuyo, hombre’. Incluso en ese momento no estaba realmente nervioso. ¿Qué iban a hacer, arrestarlo? ¿En el escenario? ¿En medio de un concierto? ¿Por contar una historia completamente real? Al final resultó que sí. La policía lo agarró y la multitud se volvió loca. Ray [Manzarek], John [Densmore] y yo nos quedamos en estado de shock”.

Según el relato, Bill Siddons, el gerente de su gira en ese momento, “fue quien se tiró sobre la espalda de un policía y gritó: ‘¡Dejalo en paz!’ Para cuando Ray, John y yo lo seguimos fuera del escenario, Jim ya estaba en la parte trasera de un coche patrulla, y Bill había cambiado su enfoque para proteger nuestro equipo de la multitud bulliciosa. Esta fue la primera vez en la historia registrada que un artista musical fue arrestado en el escenario en medio de un set”, recordó. “No pueden culparnos por congelarnos sin tener idea de qué hacer”. Afortunadamente para los Doors y sus fans, “Bill llamó a nuestros gerentes, nuestros gerentes llamaron a nuestro abogado, nuestro abogado llamó a la policía y Jim fue puesto en libertad bajo fianza, que Bill pagó con nuestras ganancias por la noche”.

“Unas semanas más tarde, todo el incidente se detalló en un artículo en la revista Life, con hermosas fotografías momento a momento. La policía, en su frenesí, había atrapado a un reportero de Life, un crítico de jazz de Village Voice y un fotógrafo. Esto aseguró que la prensa estuviera totalmente de nuestro lado y aseguró que el arresto de Jim ocupe un lugar destacado en el registro histórico. Quedamos encantados con el artículo y las fotos. Jim se mostró como un rebelde justo y la policía como bufones tensos. Y no tenías que ser un adolescente desafiante para verlo de esa manera: incluso mis padres estaban de nuestro lado cuando leyeron la historia”, cerró Kieger.

Ver más sobre: Jim MorrisonThe Doors