Los bajos que salen de los parlantes hacen temblar los granitos de arena que quedaron sobre las mesas del parador Mute en Mar del Plata cuando la primera fecha de #LiveYourMusic -la plataforma musical de Heineken– da el puntapié inicial de la temporada 2019. El debut del ciclo de fiestas electrónicas que el club de playa tiene preparado para este verano comienza con vara bien alta: uno de los embajadores mundiales del techno, el napolitano Marco Carola, vuelve a Argentina y todo lo que venga después de él solo puede ir en alza.

La combinación verano, playa y amanecer no puede ser plan más ideal para el amante de la música electrónica. Es por eso que desde que se da puerta al evento, la gente copa la playa para exprimir al máximo la oportunidad de bailar frente al mar.

El warm up estuvo a cargo del local Joel Salim y su deep house que incluyó sonidos etéreos de funk y hasta un delicioso sampler de Gorillaz. En este tono y con una noche fresca sin viento, el DJ argentino fue guiando la noche hasta dejar a los asistentes extasiados para la llegada del protagonista italiano.

Marco Carola llegó a la cabina de Mute después de compartir fecha con The Martinez Brothers en Punta del Este el día anterior y habiendo cumplido más de veinte años en las bandejas de todo el mundo. Si bien su carrera comenzó en los ’90 en los club house de Italia, dejando su huella en la historia del tech house mundial, en algún momento el DJ y productor tomó otro camino y exploró una faceta más minimalista que ayudó a terminar de definir el estilo y técnica de lo que hoy propone con su música.

El show del sábado pasado en Mar del Plata, sin embargo, fue un regreso a sus orígenes más technos, con beats duros y ritmos graves, intensos y crudos. Su espectáculo además incluyó bailarinas con trajes acharolados mínimos, tacos infinitos y una coreografía de movimientos marcados por la dureza del género. Además una pantalla de LED ancha como el escenario acompañó el viaje sonoro con visuales espaciales, geométricas y abstractas que terminaron de acaparar todos los sentidos de los asistentes.

El live set terminó con el sol bien arriba y un Marco Carola despidiendo a sus amigos argentinos de la mano de remixes clásicos y fiesteros como una versión de “Superstylin’” de Groove Armada. Aunque a todos les costó aceptar que el final estaba llegando cuando Carola disminuyó el volumen de los decibeles, un consuelo de amigos se escuchó en el vip Heineken Sight Beach: “no te preocupes, guacho, el verano recién está empezando”.