La noche de sábado castigaba a Buenos Aires con una potente lluvia, pero nada impidió que un gran número de jóvenes se agruparan con sus coloridos y ochentosos rompevientos y brillantes camperas de cuero en la calle Sarmiento al 3131. Además de la híbrida vestimenta, lo que ahondó en las puertas de Konex fue como siempre, la Buena Vibra.

La noche dio su puntapié con los platenses Peces Raros. El juego de luces y lasers se movió al ritmo de la electrónica, puso a todxs en movimiento y el calor corporal ya empezaba a ganarle al húmedo frío porteño. Con dos discos de estudio, los Peces Raros demostraron una vez más que ya están consagrados como una de las mejores bandas de La Plata.

Peces Raros – Foto: Florencia Carrasco
Peces Raros – Foto: Florencia Carrasco

El festival Buena Vibra se caracteriza por darle lugar a bandas de todo el país, de los estilos más variados: Las Sombras se presentó en segundo lugar e hizo poguear a más de una campera de cuero. Los oriundos de La Pampa tocaron casi todo su último material (Crudo) y anticiparon lo que será la gran noche del 26/08 en el CCK.

Las sombras – Foto: Florencia Carrasco
Las sombras – Foto: Florencia Carrasco

La Buena Vibra del festival no incluye solamente música: artistas de toda índole expusieron sus remeras, dibujos, fotografías y pinturas en el patio techado. Ante la posibilidad de dispersión del público, el corte del Dj convocó a volver a reunirse en el salón de las columnas. El turno de Barco no tardó en llegar y, fieles a su estilo, el pop de Barco hizo bailar Konex.

Barco – Foto: Florencia Carrasco
Barco – Foto: Florencia Carrasco

Si Barco hizo bailar Konex, los Gativideo lograron un temblor de groove y disco sin precedentes. Fishman desde su guitarra y Montalbano con su teclado y voces crooner, se pusieron de frontmen y desataron una ola de poses y pasos en lxs danzantes espectadorxs, mientras que Fenu desde el bajo y Morelli desde la batería, aportaron una base funk de divertidos golpes. Los chistes de la banda son una marca registrada: con improvisados monólogos entre canción y canción se despacharon, esta vez, más lúdica que ácidamente. El repertorio del recital osciló entre los clásicos del EP Gatividemo y las canciones de su disco debut Colorama. Los Gativideo cerraron su presentación con “Bruce Willis“, ya convertido en himno de una generación que aprovecha cualquier momento para bailar y bailar.

Gativideo – Foto: Florencia Carrasco
Gativideo – Foto: Florencia Carrasco

*

Foto principal: Gativideo, por Florencia Carrasco.

Comunidad Indie Hoy