Coberturas
|
21/06/2022

Sónar Barcelona 2022: El festival celebró a lo grande la vuelta a los escenarios

El pasado fin de semana, el festival de vanguardia recibió impresionantes shows de Arca, C. Tangana, Nathy Peluso, The Chemical Brothers, Moderat y muchos más.

La primera edición de Sónar luego de la pandemia fue apoteósica. Entre el 16 y 18 de junio, los cimientos de los recintos de Fira Montjuïc y Fira Gran Via de Barcelona volvieron a temblar con los ecos de Sónar de Día y Sónar de noche, respectivamente. En 2022, este festival internacional de música avanzada por fin recuperó la normalidad, con unas cifras que hablan por sí solas: más de 122.000 asistentes procedentes de 122 países.

La nota negativa fue la ola de calor que asoló a Barcelona durante los días del festival. Se sabe que siempre existen probabilidades de que el tiempo no acompañe, y lamentablemente así ha sido. Un calor insoportable marcó sobre todo las dos primeras jornadas, tanto que a ciertas horas resultaba imposible permanecer bajo el sol.

En Sónar hay hueco para todos. Las más de 180 actividades programadas este año lo sitúan como uno de los preferidos por asistentes de todo el mundo, que acuden fieles a la cita edición tras edición. Repasamos a continuación lo más destacado de esta parada obligatoria para los amantes de la música electrónica, experimental, urbana, rompedora y vanguardista.

Sonar de Día: Diversidad y músicas del mundo

La edición diurna suele ser más colorista y festiva que la nocturna. Fira Montjuïc, recinto ubicado en el centro de la ciudad, recibió durante tres días ritmos de los cinco continentes y albergó el Sónar +D, espacio dedicado a ponencias y performances.

Pongo – Foto: Pedro Suárez
Jayda G – Foto: Pedro Suárez
Kamo Mphela – Foto: Pedro Suárez

El escenario SónarVillage, que está al aire libre, es el más vistoso. Siempre activo, congregó una vez más a artistas con muy variadas propuestas, tanto en formato live o como DJ. Una de las más energéticas fue Pongo, que actuó el jueves. Engracia Domingos da Silva bailó hasta la extenuación, enfundada en un ajustado traje rosa fucsia y siempre bien acompañada en el escenario por un séquito de bailarines. La angoleño-portuguesa mostró una entrega total y no paró de arengar al público durante todo el concierto, incluso invitando a unas pocas personas a unirse a ella en la recta final. Su show fue como una intensa clase de aeróbicos difícil de seguir al mismo ritmo que ella. La creadora del famoso Kalemba (Wegue Wegue) fue de lo mejor que pasó por Sónar el jueves, cuando por un rato, el kuduro angoleño fue el dueño del Village.

Pocas horas antes, la DJ Lady Shaka había incluido en su show bailarinas del colectivo Poi Dance Maorí, otra muestra más de la multitud de sonidos que se han podido escuchar en esta edición. El jueves, más mujeres ejercieron de jefazas en el Village; una de ellas fue Jayda G, encargada de cerrar el escenario en esa jornada. El viernes destacamos más presencia femenina sobre las tablas del Village, en especial la sudafricana Kamo Mphela, representante del ampaiano, el house de la región de la cual es oriunda. Vimos bailes espectaculares, tan llamativos como sus botas de pelo, en plena hora pico de calor. Ivy Barkakati ocupó los platos por partida doble el viernes, día en que Polo & Pan resultaron ser lo más brillante que ofreció el Village. El dúo francés de pop electrónico añadió ese toque que convierte al Sónar de Día en un inmenso chill out. Armand-Delille y Alexandre Grynszpan comenzaron al fondo del escenario, dando protagonismo a la cantante Victoria Lafaurie. Los tres conjugaron una actuación perfecta con momentos álgidos con temas como “Canopée”, “Magic” y “Ani Kuni”. Todo esto aderezado con unas visuales tan coloridas como su música.

La jornada del sábado se reservaba varias sesiones de DJ más que recomendables en el Village. Vale la pena mencionar las de Airaboi, a primera hora, las dos que ofreció Virginie y la de DJ Python por la tarde. Por su parte, Nu Genea sorprendieron con un escenario plagado de músicos. El proyecto, al mando del cual se encuentran Massimo Di Lena y Lucio Aquilina, fusiona funk, disco, electrónica y músicas del mundo, una combinación perfecta que cuadró justo antes de la puesta de sol.

Otro de los escenarios que presentó más propuestas imprescindibles en la programación del Sónar de Día fue el SónarHall, esa imponente nave con cortinas rojas que forma ya parte del imaginario colectivo. Una de las perlas del jueves fue Paranoid London, una explosión de beats que hizo bailar a todos sin descanso. Acompañado por Mutado Pintado, vocalista de la banda londinense de post punk Warmduscher, y unas visuales que acrecentaban el espectáculo, fue de lo más interesante del día. Y aún había hueco para Amnesia Scanner tras el subidón que nos dejaron los británicos.

Polo & Pan y Paranoid London – Fotos: Pedro Suárez

El viernes contaba con un interesante nombre a primera hora en el SonarHall. Se trataba de VVV [Trippin’You], la banda madrileña de neo bakala y post punk. En los últimos años, se han ganado un hueco en el underground español y en 2021 sacaron su tercer LP, Turboviolencia. Elinor Almenara, Adrián Bremmer y Salvador Urbaneja Torres desplegaron los temas de este notable nuevo álbum así como de su canción fetiche, “Invierno nuclear”. El líder de la banda, Adrián, se mostró locuaz y conectado con el público, agradeciendo que se acercaran a verlos a tan tempranas horas. La ocasión lo merecía. A modo de anecdótica despedida, Salvador entonó la famosa frase de Tierno Galván, alcalde de Madrid durante los años ochenta de la famosa Movida Madrileña: “El que no esté colocao, que se coloque“. Un simpático guiño de esta banda que seguro seguirá generando trabajos más que estimulantes.

Con un planteamiento totalmente diferente, Samantha Hudson revolucionó el Hall horas más tarde con su espectáculo “Liquidación Total Por Cierre”. Un tono queer, descarado y con grandes dosis de humor caracteriza esta propuesta. Un ejército de fans coreó sus canciones, mientras Samantha, con peluca, tacones, tanga de plástico negro y unos enormes conos a modo de biquini, bailó atolondrada. Escoltada por un numeroso grupo de bailarines, a modo de diva, esta artista políticamente incorrecta tiene crítica para todo, con canciones como “Por España”, “Dulce y bautizada”, y “Demasiado coño”. Otros artistas destacados que pasaron por el Hall el viernes fueron LSDXOXO y Louisahhh.

El Sónar de Día acogió también propuestas en el SónarComplex, el SónarPark y el Stage +D. La norteamericana Eartheater nos regaló un ecléctico directo en el Complex el jueves, con un llenazo total. Entre el acústico y la experimentación vocal, su show resultó enigmático. En este escenario brillaron también Lyra Pramuk el viernes y Eli Keszler y Craig Leon el sábado.

DJ Python – Foto: Pedro Suárez
Samantha Hudson – Foto: Pedro Suárez
Eartheater – Foto: Pedro Suárez

El Stage +D acogió ponencias y performances. Nos quedamos con la que ofreció Jasss las tres jornadas del Sónar de día. “A World of Service by Jasss & Ben Kreukniet asoció a ambos artistas, ella a cargo de la música y él de las luces y los visuales. A World of Service es el título del último trabajo de Jass, que en Sónar pudimos apreciar con la mejor puesta en escena posible. La instalación, montada en el Stage +D propició una experiencia inmersiva.

Niño de Elche, Ilya y la banda La Valenciana ofrecieron en el SonarPark el llamado “Concert de músika festera”. La banda orquestal hizo su entrada desde el fondo del escenario, entre el público, tocando canciones tradicionales valencianas. Una vez en el escenario, comenzó el combo musical con el flamenco contemporáneo de Elche y la electrónica de Ilya en el que fue un show, como poco, sorprendente.

La recta final del SonarPark fue incluso más espectacular. For Those I Love, el proyecto del irlandés David Balfe es el resultado de cómo lidiar con la muerte de tu mejor amigo de forma artística. Paul Curran, el que fuera su compañero en la banda de punk Burn Out, se suicidó pocos días antes de que terminaran un álbum en el que habían estado trabajando. Con una premisa así, solo se podía esperar un trabajo hecho con el corazón. Balfe ha gestionado su duelo con este espectáculo. La performance terapéutica destiló emoción y confirmó que Balfe es un artista de raza. A medio camino entre el spoken world, el postpunk y la electrónica, For Those I Love atrapa. Balfe, solo en el escenario, tan solo acompañado por un ramo de flores en el micrófono, fue expulsando su dolor en forma de canciones. Despojándose de una cazadora primero y de su camiseta después, sacó su rabia y compartió con nosotros un apasionado homenaje a su amigo. Proyecciones de fotos e imágenes de ambos se iban sucediendo detrás suyo en un show emocionante.

Los Overmono se subieron al escenario justo después para hacer a todos bailar hasta el final del Sónar de Día. Los hermanos Tom y Ed Russell son expertos en revolucionar la pista de baile y el clímax llegó con un remix de “I Have a Love” de Balfe, quien salió, por supuesto, a interpretarlo con ellos.

Jasss y Ben Kreuknie – Foto: Barrut
Niño de Elche, Ilya y La Valenciana – Foto: Pedro Suárez
For Those I Love – Foto: Pedro Suárez
Overmono – Foto: Pedro Suárez

Lo mejor de la escena electrónica catalana

En un acto exclusivo para prensa, Javier Blánquez, autor del aclamado libro Loops: Una historia de la música electrónica, impartió el jueves una charla sobre la escena de la música electrónica catalana, desvelando algunos de las actuaciones de parada obligada en este Sónar. En su charla, hizo referencia a cuatro vertientes. La primera relacionada con el uso de la voz, destacando a María Arnal & Marcel Bagés, que trajeron su show al SónarHall el sábado. Estos artistas, que reinterpretan el folk y la música tradicional, presentaron “Hiperutopia”, un show creado especialmente para Sónar. Blánquez mencionó también a Tarta Relena como ejemplo de esta primera vertiente, dúo que actuó el jueves en Sónar Complex. La segunda vertiente hacía referencia a shows interactivos o con elementos multimedia, destacando, según Blánquez, a Hamill Industries. El sábado tuvo lugar en el Complex la performance “AI Transmutations”, una combinación de danza a cargo de Kiani del Valle en colaboración con el estudio creativo Hamil Industries y los investigadores Stefano Rosso, Martí de Castro y Javier Ruiz, de la Universitat Poliècnica de Catalunya (UPC). Una fusión de baile e inteligencia artificial que resultó una experiencia audiovisual única.

Hamill Industries – Foto: Pedro Suárez

La electrónica más tradicional es otra vertiente que Javier ejemplificó con Pedro Vian. Su sello Modern Obscure Music ya está consagrado a nivel europeo. En esta ocasión, su paso por Sónar el sábado en el Hall, fue junto al artista italiano Daniele Mana, con quien sacará un disco conjunto en su sello este año. El dúo V1n0 y el artista Rojuu fueron otros de los destacados por Javier. Del segundo adelantó además que su entrada en SónarPark el jueves sería sorprendente y así fue, pues el cantante llegó al escenario a hombros de unos nazarenos, como si de un paso de semana santa se tratase. Por último, Blánquez se refirió a la música urbana y de las periferias, tomando como ejemplo a Morad, que tocó el sábado en SónarPark. Todas estas vertientes, por supuesto, tienen influencias externas. Destacó el hecho de que Arca haya vivido unos años en Barcelona como un elemento significativo, mencionando que su influencia vanguardista se nota por supuesto en artistas como María Arnal & Marcel Bagés. Sónar+D se abrió además al público con los nuevos espacios SonarMàtica by Tezos y SonarÀgora.

Moderat, The Blaze y The Chemical Brothers conquistan Sónar de Noche

Las noches del viernes y sábado regresaron al inmenso e imponente recinto de Fira Gran Vía, que registró veladas espectaculares durante ambas citas. El viernes comenzó por todo lo alto con C. Tangana y su show con puesta en escena de película que parecía un salón de fiestas clásico, mesas con manteles incluidas. El madrileño demostró su gran talento y repasó diversos estilos, visitando la música más tradicional y el flamenco más puro, y contó con invitados ilustres como Nathy Peluso y El Niño de Elche.

Pero lo mejor de la noche aún estaba por llegar. Moderat regresaban al festival tras su paso por el mismo escenario, el SónarClub en 2017. Cuando hace unos años anunciaron un parón fue una muy mala noticia, sin embargo este año regresaron con el disco More D4ta. La ocasión se presentaba ideal para disfrutar de las nuevas canciones incluidas en ese disco así como sus clásicos. El resultado fue impecable, con momentos espectaculares como cuando interpretaron “Undo Redo”, “Neon Rats”, “Bad Kingdom” y, por supuesto, “New Error”.

The Blaze, muy esperados, fueron otro de los platos fuertes de la noche. Por supuesto, cumplieron en un concierto que supo a poco, pero se vivió con gusto. Si bien es verdad que la acústica no fue la ideal, el dúo francés se metió el público en el bolsillo con su electrónica melódica y sus visuales de película. También fue la noche de Nathy Peluso, quien ya había actuado en la jornada inaugural el día 16. Otro viejo conocido del festival como es Tiga se unió a Hudson Mohawke en SónarLab para presentar “Love Minus Zero”. Bonobo y Richie Hawtin también volvieron; este último lleva ya 25 ediciones. De los diversos cierres del viernes destacaba el de Jennifer Cardini mano a mano con Perel en SónarPub, o Avalon Emerson en el SonarLab.

Moderat – Foto: Nerea Coll
Richie Hawtin – Foto: Pedro Suárez
Arca – Foto: Clara Orozco
The Chemical Brothers – Foto: Nerea Coll

El sábado fue la noche de The Chemical Brothers. Siempre es un placer ver en acción a estas leyendas vivientes. En esta ocasión, el show contaba con el agregado del espectáculo visual de los artistas Adam Smith y Marcus Lyall. Las pantallas pusieron el condimento a un espectáculo que nadie se quería perder. La enorme nave que alberga el escenario principal era un mar de manos en alto disfrutando del momento. Tom Rowlands y Ed Simons son ya veteranos en esto, unos creadores innumerables hits de electrónica. Tanto es así que “Hey Boy Hey Girl” puede sonar en la primera hora de concierto sin que por ello pierdan un ápice de interés. Unos globos enormes hicieron su aparición hacia el final con la inmensa “Galvanize”.

Mientras los hermanos químicos incendiaban el SonarClub, la venezonala Arca hacía lo propio en el SónarPub. La artista se ha convertido ya en habitual del festival, ya sea en la edición de día o de noche. No importa el momento, Arca siempre cumple. Esta ocasión, de nuevo experimental y muy personal, superó las expectativas y hasta regaló unos minutos de improvisado piano al final del show. La noche del sábado contaba con más alicientes, como Eric Prydz, Charlotte de Witte y The Blessed Madonna para culminar con broche de oro la fiesta de la que es, como el propio festival define, la mayor pista del baile del mundo.

En 2023, Sónar celebrará su 30° aniversario, una cifra mayestática que seguro celebrarán con grandes figuras internacionales. Antes de la cita de Barcelona, Sónar volverá con la 2ª edición de Sónar Lisboa, que se celebrará del 31 de marzo al 2 de abril de 2023 y la 7ª de Sónar Istanbul los días 29 y 30 de abril.