Fotografía: Matías Casal
Fotografía: Matías Casal

La noche del 18 de marzo fue aun más cálida debido a la visita de City & Colour en el marco del tour sudamericano para el cual desembarcaron también en los países vecinos de Chile y Brasil . Para contextualizar un poco: la cabeza y el corazón detrás de este proyecto, pertenecen a Dallas Green (correcto, justamente como la ciudad y el color) y comenzó alrededor del 2005. Pero no vamos a detenernos en detenernos en fechas ni en cosas mucho más precisas, sino que contaremos cómo compartió sus alegrías, sus pérdidas, sus tristezas y sus viajes con sus seguidores.

Con Dallas acompañado por Doug MacGregor en la batería, Matthew Kelly en el órgano, Dante Schwebel en la guitarra y la sorpresiva aparición de Jack Lawrence de The Dead Weather y The Raconteurs en el bajo, la velada comenzó con “Forgive Me” y la noche ya tenía todos los ingredientes para que sea una de esas inolvidables para varios de los presentes. Estando de estreno y por primera vez en el país, la banda hizo un recorrido por varios de los temas de sus últimos discos titulados The Hurry and The Harm de 2013 y Little Hell de 2012 y obviamente a través de Sometimes y Bring Me Your Love, discos bien distintos a los mencionados anteriormente y que muestran la faceta más íntima del cantante.

Fotografía: Matías Casal
Fotografía: Matías Casal

Mostrándose contento y agradecido con sus fans, atendió el pedido de más de uno y cantó algunas líneas de “This Could be Anywhere in the World”, canción perteneciente a Alexisonfire, su antigua banda que nada tiene que ver con el folk y las melodías dulces.

A la mitad del show, los músicos se alejaron del escenario y dieron lugar para que el canadiense de barba y sombrero se luzca debajo de las luces de colores de Niceto. Entre “Like Knives”, “What Makes a Man?”, “Coming Home” y “Northern Wind”, Green dejó a todos con la boca abierta en más de una ocasión por lo impecable de su voz y de su sensibilidad al hacer música.

Pasadas las doce de la noche, Dallas y su banda finalmente cerraban con “Hope for Now”, y nos dejaban a todos con ganas de más. ¿Volverán a pisar suelo argentino en algún momento? Ojalá, ya que siempre es grato tener visitas como estas y compartir casi dos horas de historias en forma de canción.

Fotografía: Matías Casal
Fotografía: Matías Casal