No hay dudas que 2018 fue un año difícil para el seriéfilo más fanático. Es que, con una irreal cantidad de estrenos por mes, estar al día con todas las ficciones fue una misión imposible. Pero también podemos reconocer que, en esa expansión del universo, hubo un gran número de títulos que resultaron una pérdida de tiempo o con los cuales muchos nos preguntamos cómo fue posible que recibieran luz verde.

Desde Indie Hoy elegimos las siete peores ficciones episódicas y aquéllas que nunca tendrían que haber existido:

Safe

Netflix

Foto: Netflix

Nos engañaron y cuando hablaron de Michael C. Hall, confiamos en que se vendría una gran serie. Sin embargo no hay un punto en el que Safe no falle: con una historia sumamente trillada, la narrativa visual no tiene ninguna propuesta y todo el elenco parece chato frente a un guion sin ideas. En definitiva, se trató de un ejemplo más en donde Netflix demostró un año que niveló hacia abajo.

American Woman

Paramount Network

Foto: Paramount Network

Siempre vamos a tener un gran cariño por Alicia Silverstone, pero American Woman es la prueba perfecta de cómo no siempre es una buena idea subirse a las tendencias. En una televisión repleta de personajes femeninos fuertes, traer una ama de casa de los ’70 que decide -porque su marido la engaña- independizarse, resulta algo obvio y superficial. Esta sensación se profundiza a lo largo de la temporada que resulta casi una cargada a una temática de mucho valor social.

Insatiable

Netflix

Foto: Netflix

Y aquél es el mismo problema que sufre Insatiable de Netflix. En un momento en donde la positividad y heterogeneidad de los cuerpos se convierte en una temática fundamental para trabajar en pantalla. Allí es cuando la plataforma decide traer una historia en donde una chica que sufrió bullying en el secundario por su peso, vuelve a la escuela siendo flaca y con la intención de vengarse de todos los que la molestaron. Más allá de las malas actuaciones y la historia poco creativa, también hay un problema con el timing: a veces es demasiado pronto para hacer un chiste sobre una temática tan sensible.

Here and Now

HBO

Foto: HBO

Con Six Feet Under y True Blood, Alan Ball se había convertido en un sello de confianza para cualquier seriéfilo. Sin embargo Here and Now, con una buena idea por detrás, terminó convirtiéndose en un verdadero fracaso. Tediosa, repetitiva y con actuaciones que dejaron mucho que desear, no es sorprendente que HBO decidiera cancelarla.

Edha

Netflix

Foto: Netflix

Muchos de los argentinos lamentamos que Edha fuese la primera ficción que Netflix desarrolló en el país. Con actuaciones que demuestran un nivel muy pobre, una historia repleta de clichés y terriblemente filmada, es una de esas series que no necesitábamos ver. Pero suponemos que «hasta la mala publicidad, es publicidad» y eso aplica para esta producción.

LA to Las Vegas

FOX

Foto: FOX

La televisión está repleta de series malas e ideas poco originales. Pero sorprende cuando actores medianamente conocidos se suman a ellas. LA to Las Vegas fue una comedia de FOX, protagonizada por Dylan McDermott que nunca tendría que haber visto la luz pero que también habla de una situación más grande: el género de la comedia está en crisis absoluta.

Camping

HBO

Foto: HBO

Centrándose en lo que se supone es solo un fin de semana, HBO vuelve a fallar en sus propuestas cómicas. Con personajes estereotipados y abusando de ellos, la historia no solo resulta un cliché sino también termina siendo aburrida y agotadora. En este contexto, lo que más bronca da es la gran cantidad de actores reconocidos y de gran valor que poseen y desperdician.