Sin duda el concepto de la muerte no solo se presenta como uno de los grandes tabúes de la sociedad sino también como el inicio de muchísimas narraciones. Desde preguntas existenciales sobre nuestro paso por este mundo, hasta las eternas fantasías que intentan explicar cuál son nuestras metas y qué sucede con nosotros al abandonar la vida. Son tantas las historias como sociedades y momentos históricos.

Este mismo dilema fue siempre llevado a la pantalla chica y, de hecho, es trabajado desde un lugar diferencial desde hace tan solo algunos años. Seguramente entre los mejores ejemplos de ese quiebre podemos nombrar dos ficciones: la primera es Dexter (2005), en donde además de humanizar al asesino en serie también logró mostrar el proceso de reconstrucción del crimen. La segunda es Hannibal (2013), la cual desarrollaba escenas sumamente artísticas alrededor de las víctimas de crímenes violentos. Pero como estas, existen otros ejemplos que no solo atraviesan el tabú de la mortalidad sino que también lo aprovechan y hacen dinero con la muerte.

Six Feet Under

Estrenó en el 2001 en HBO. Sus cinco temporadas están disponibles en HBOGo.

Foto: HBO

Si de clásicos hablamos, no es difícil admitir que Six Feet Under es una de las ficciones del olimpo seriéfilo. Contando una historia sumamente poderosa y disfrutando de una narrativa visual que todavía hoy sigue siendo impresionante, fue una de los primeros shows que realmente se animó a bromear con la idea de la muerte. Cada uno de sus episodios iniciaba con una pequeña historia que terminaba con la muerte de su protagonista y, ese cuerpo sin vida, sería el que llegaría al negocio familiar: la funeraria de los Fisher. Desde el artístico trabajo de reconstrucción en manos de Federico Díaz (Freddy Rodríguez) hasta el simple hecho de que la morgue estaba en la casa de la familia, ¿habrá construcción más significativa que vivir en donde descansan los muertos?

Tru Calling

Estrenó en el 2003 en FOX.

Foto: FOX

Protagonizada por Eliza Dushku, esta ficción tuvo tan solo dos temporadas pero fue una de las responsables de construir a la morgue como un nuevo espacio narrativo. Centrada en una estudiante de medicina que debe empezar a trabajar en la morgue de la ciudad, allí descubre que los muertos pueden enviarle mensajes. Esta comunicación con ellos es lo que le permite ajustar los eventos del día para prevenir el destino final de esa persona. Sin embargo, en ese intento de salvarlos debe enfrentarse a la mítica figura de la muerte, del desequilibrio de la naturaleza y lo que parece casi una cuenta matemática. Preguntas existenciales, el valor sobre la vida y qué verdaderamente significa una muerte injusta, fueron los temas transversales en lo que se postulaba tan solo como un juvenil drama sobrenatural.

Spotless

Estrenó en 2005 en Canal+. En Latinoamérica podés verla a través de Netflix.

La ficción policial se ha permitido construir tantas escenas criminales como fuese posible. Desde aquellas sumamente sangrientas hasta las que ni siquiera eran necesario enfocar para mostrar el horror que los personajes estaban viviendo, la lista es simplemente inalcanzable. Sin embargo, se trató de algo muy novedoso el hecho de encontrarnos con una ficción desentendiera el “antes” (es decir, el crimen en sí mismo) y solo se enfocara en lo que sucede “después”: la limpieza de ese ambiente. Centrada en una empresa familiar que se especializa en la limpieza de escenas del crimen, Spotless juega aquélla idea y no solo muestra deshumanización del cuerpo y desconexión emocional entre “quienes limpian” y “aquello que están limpiando”, sino que también se permiten meter líneas narrativas relacionadas con la mafia, el pago de deudas y dramas familiares.

iZombie

Estrenó en el 2015 y, sus nuevos episodios, se pueden ver en Warner Channel.

Foto: Warner Channel

Basada en el cómic de Rob Thomas y Diane Ruggeiro, iZombie vuelve a llevarnos al ambiente de la morgue pero, en este caso, le da una vuelta más que interesante. Liv (Rose McIver) es una exitosa estudiante de medicina que, luego de asistir a una fiesta, se convierte en zombie. En la búsqueda de protegerse pero también de encontrar una cura, empieza a trabajar en en el departamento forense de Seattle. En cada uno de los episodios el cuerpo de una nueva víctima aparece ante ella y, sin demasiadas vueltas, se convierte en su desayuno, almuerzo, merienda o cena. Presentando cocciones que despiertan todos los sentidos y con platos sumamente pintorescos y estéticamente hermosos, terminamos deseando poder probar aquello que -dentro de la ficción- no deja de ser el cerebro de quien fue una persona.

The Haunting of Hill House

Estrenó durante octubre de este año. Su temporada de estreno está disponible en Netflix.

Foto: Netflix

El género del horror siempre tiene una relación muy particular con los muertos y son, sin duda, un elemento narrativo constante en sus historias. En este contexto, The Haunting of Hill House trabaja esto desde dos líneas argumentales diferentes: por un lado tenemos la profesión de Shirley Crain (Elizabeth Reaser), quien es dueña de una funeraria y ella misma es la encargada de preparar los cuerpos para su velorio. Y por el otro la relación de toda la familia con la vida luego de la muerte: desde apariciones fantasmales hasta ver sus propios cuerpos sin vida, la idea de morir atraviesa casi cada escena dentro de la serie. Tan así que el brillante episodio llamado “Two Storms” (S01E06) sucede en su totalidad dentro de la casa funeraria de Shirley.

The Chilling Adventures of Sabrina

Estrenó durante octubre de este año. Su temporada de estreno está disponible en Netflix.

Si aceptaron el viaje al pasado y sobrevivieron a la melancolía que pudo haber generado la nueva serie de Netflix, también habrán notado que The Chilling Adventures of Sabrina tuvo un simpático gesto y guiño hacia la muerte. Hilda Spellman (Lucy Davis) y Zelda Spellman (Miranda Otto) son dueñas de una funeraria, la cual se hace responsable de la mayoría de las decesos que suceden en el pueblo. Permitiéndoles llevar cierto control en aquello que sucede y descubrir cuando alguna situación pueda resultar extraña, también es interesante cómo a través de su trabajo muestran su relación con la idea de morir. Por un lado, al ser brujas, son inmortales y “dejar de existir” no es una preocupación real. Por otro, mediante diferentes procesos, tanto Hilda como Zelda poseen el poder de revivir a quien consideren necesario. Entonces ¿cómo no minimizar la muerte cuando es algo tan momentáneo?

La chica que limpia

Emitida durante el 2017 por la Tv Pública, su primera temporada está disponible en la plataforma Contar.

Dirigida por Lucas Combina y guionada por Irene Gissara, Greta Molas y Lucas Combina, La chica que limpia es una serie argentina que fue filmada en Córdoba. La historia se centra en Rosa (Antonella Costa), quien trabaja como parte del servicio de limpieza de diferentes lugares. Una noche es sorprendida por un grupo de mafiosos que la obligan a limpiar la escena de un crimen que recién habían cometido y, debido a su excelente trabajo, deciden llamarla una y otra vez. Al igual que en Spotless, esta serie combina elementos del drama criminal, familiar y mafioso, así como de las historias procedimentales. Pero también plantea una nueva situación: Rosa justifica su nuevo trabajo debido a que necesita el dinero debido a que su hijo está enfermo. Planteando así una pregunta fundamental: ¿a qué estamos dispuestos por salvar a uno de los nuestros?