El nuevo gran éxito del género de suspenso en Netflix tiene nombre: The Haunting of Hill House. La serie no solo sabe generar miedo e intriga, sino que tiene personajes bastante entrañables.

Alerta spoilers: En los próximos párrafos se comentan detalles de la trama y el final de la citada ficción.

Pese a la oscura temática de esta historia, el final de la serie parece ser un poco esperanzador. Lo que confesó hace poco Mike Flanagan, su creador, en un diálogo con The Hollywood Reporter es que inicialmente, había planeado un cierre menos alegre:

“Al comienzo, nos gustó la idea de poner, durante el último monólogo de Steve, la ventana del Salón Rojo en el fondo de la familia celebrando a Luke. Por un tiempo, ese fue nuestro plan. Esta idea de sugerir que puede que nunca hayan salido de dicha habitación. Pero la noche antes del rodaje, me senté en mi cama y me sentí casi culpable…. Pensé que era un final demasiado cruel. Amaba tanto a los personajes que quería que tuvieran un final feliz. Así que volví al trabajo y dije que prefería no poner la ventana. Me pareció que era malo e injusto. Hicimos este agotador viaje durante 10 horas. Así que unos minutos finales de esperanza eran importantes para mí”.

Tras haber explicado cómo cambió de opinión sobre el devenir de sus personajes, Mike también se refirió al cierre que eligió:

“Steven hereda la responsabilidad de Hugh de mantener la casa en pie. Todavía se encuentra embrujada y todos los que murieron allí siguen atrapados. Pero están juntos. Es una sensación agridulce. Cuando pensas en las familias, eso es lo que nos queda. De todos modos, estamos atrapados con nuestra familia, con lo bueno y con lo malo, pero siquiera podemos encontrar una manera de vivir con ello. Este pequeño consuelo significó mucho para mí. Podríamos haber sido muy cínicos, pero me alegro de no haberlo hecho”.

Recordemos de igual forma que quien también opinó sobre esta tira televisiva es el gran Stephen King.