|
23/10/2020

Los Simpson: Marge y Homero son Diego Rivera y Frida Kahlo en un episodio de la nueva temporada

En su nueva temporada, la serie animada homenajea a la pareja de artistas mexicanos.

Los Simpson siempre se ha caracterizado por hacer referencias a la historia y la cultura, no solo en sus diálogos y tramas sino también incluyendo a personalidades de todos los ámbitos en sus capítulos. A lo largo de 32 temporadas hemos vistos pasar desde Mick Jagger hasta John Waters, pero ahora ha sido el turno de dos personalidades de la cultura y el arte mexicano.

Diego Rivera y Frida Kahlo fueron protagonistas del episodio 3 de la nueva temporada, titulado "Now Museum, Now You Don’t", aunque interpretados por Marge y Homero.

La polémica pareja de artistas mexicanos tuvo su aparición en la serie a partir de un libro de historia al que accede Lisa en un día que debe faltar a la escuela. Aprendiendo sobre diferentes etapas artísticas, llega a la fascinante historia de Diego y Frida, quienes se encuentran en el momento en que Rockefeller conoce a Rivera y le encarga el famoso mural El hombre controlador del universo. Como no podía ser de otra forma, Rockefeller está interpretado por el Señor Burns y estas reuniones entre el magnate y Diego dan lugar a que se conozcan las ideas de izquierda de Kahlo.

A través del ácido humor que caracteriza al programa, este capítulo aborda el machismo de la relación entre ellos, la figura superlativa de Diego frente a Frida como artista y la final legitimación de la pintora que vendrá por parte de Rivera.

Además, a través de los personajes de Marge y Homero se parodia la conocida relación abierta de los artistas y la bisexualidad de Frida. Con la meticulosidad que caracteriza a Groening, el capítulo hasta se reservó un momento para mostrar la fachada de la Casa Azul de Coyoacán donde vivieron Frida y Diego, autorretratos de Kahlo y el mural de Rivera, además de los característicos vestuarios.

Con el espíritu crítico y paródico de la serie se abordan estos dos personajes, sus obras y la conyuntura social y política que los rodeaba. En pocos minutos, Los Simpson logra una vez más homenajear y reírse al mismo tiempo de los iconos de la cultura.