Categorías: Series
| Publicado
10/08/2020

Netflix: El característico sonido de introducción iba a ser muy diferente

La historia detrás del «ta-dum» de la plataforma.

Existen sonidos característicos de ciertas empresas que se han quedado grabados en la memoria de millones de personas y se han convertido en parte de la cultura popular. Por ejemplo, tal es el caso de rugido del león MGM y del "ta-dum" de Netflix.

Pues bien, ahora podemos saber la historia detrás de ese particular sonido gracias a un episodio reciente del podcast Twenty Thousand Hertz. Allí se reveló lo que había en la mente de los creativos de la plataforma de streaming a la hora de crear ese ruido tan especial.

El proyecto de gestación de dicho logo sonoro fue liderado por Tod Yellin, vicepresidente de productos de Netflix, quien dijo que buscaba que tuviesen un sonido que "te haga pensar en 'Wow, voy a recibir un regalo, estoy por mirar una historia increíble, esto es relevante para mí, esto es, más que nada, algo cinemático en mi hogar". En resumen, el ejecutivo quería algo similar a la conocida firma sonora de PlayStation, pero que no fuese tan electrónico como el sonido de Xbox o de la campana de inicio de una Mac. En cambio, Tod quería algo que generara tensión y la liberara inmediatamente.

Tras muchos intentos fallidos, Yellin convocó al editor de sonido ganador del Oscar Lon Bender, celebrado por su labor en películas como Braveheart y Drive. Probó con cajas de música, la apertura de puertas, utilizó instrumentos extraños y hasta sonidos reales de algunos filmes. En un punto, uno de los finalistas incluía el balido de una cabra. Sobre ese punto, Tod señaló: "Me gustaba el sonido de la cabra, creaba tensión y la resolvía realmente rápido. Era gracioso, pensé que era peculiar. Era como nuestra versión de Leo the Lion (de MGM). Por un tiempo estuvimos atrapados en eso".

Finalente, Bender entregó el "ta-dum" dos sonidos de percusión. Sobre ese punto, Lon reveló:

"Es una combinación de música y de los efectos de estos golpes, que los hice con mi anillo de bodas, que llevo siempre puesto, cuando estaba tocando el costado de un armario en nuestra habitación".

Fue así como nació esa breve secuencia que escuchamos a pocos segundos de empezar a ver una serie o película en el popular servicio de streaming.