La censura no es cosa del pasado en absoluto. Y a pesar de que Netflix, como una de las plataformas de streaming más consumidas en todo el mundo, se jacte de tener libertad de expresión, esta vez se ha rendido ante las amenazas legales por parte de Arabia Saudí.

Se trata del programa Patriot Act with Hasan Minhaj, que ha sido traducido al español como Patriota no deseado. El show está presentado por Hasan Minhaj y ha sido definido por la plataforma como un análisis de “noticias mundiales sobre política, cultura y otros temas a través de un prisma singular, incisivo y sutil”. El punto es que en uno de sus episodios trae a colación la dudosa muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi. El periodista, que se encontraba exiliado hacía un año y falleció en octubre de 2018, se había pronunciado de manera crítica hacia el príncipe Mohamed bin Salman, y muchas fuentes vinculan su muerte directamente con el gobierno. Y esto es lo que propone Minhaj en el episodio emitido por Netflix.

Por supuesto que el gobierno saudí no se quedó de brazos cruzados frente a este contenido y amenazó a la plataforma con imputarlos bajo la ley del cibercrimen del Reino. Esta ley reza que “la producción, preparación, transmisión o almacenamiento de material que vulnere el orden público, valores religiosos, morales públicas y privacidad a través de la red de información u ordenadores” incluye consecuencias como la prisión y multa por millones de dólares.

¿La respuesta de Netflix? Quitar el contenido, es decir, censurarlo en Arabia Saudí.

Esto no es así en el resto de los países, así que Patriota no deseado sigue disponible en la plataforma para el resto de las naciones y también en YouTube.