Foto: Netflix

Semanas atrás te contábamos sobre las denuncias por plagio que recibían los creadores de The Chilling Adventures of Sabrina. A partir de que en la serie se utilizara deliberadamente la imagen de Baphomet, una de las principales figuras de culto de la iglesia El Templo Satánico, se desató el problema. La serie de Netflix utiliza esta imagen como estatua que se erige en el hall principal de la Academia de Artes Oscuras, a la que asiste Sabrina, y la ponen en relación con el canibalismo, el mal y el asesinato. Es por esto que El Templo Satánico demandó a Netflix y Warner Bros. alegando infracción del copyright, violación de marca registrada y daños al negocio.

Aparentemente, las dos grandes compañías cinematográficas lograron llegar a un acuerdo con la iglesia satánica, evitando así ir a juicio. En su demanda, El Templo Satánico exigía 50 millones de dólares por los daños causados o la eliminación digital de la estatua en los capítulos que aparece. Y aunque se desconoce el arreglo al que han llegado, seguramente la iglesia del demonio debe haber recaudado unos cuantos billetes para que elijan terminar con el conflicto.

Por el pacto de confidencialidad no podremos saber las internas monetarias pero sí sabemos que Netflix también accedió a incluir en los créditos “los elementos identificativos de la estatua de Baphomet” en los capítulos ya emitidos.

En un comunicado, el abogado del Templo Satánico, Stuart de Haan, explicó:

“El Templo Satánico se complace en anunciar que la demanda que presentamos recientemente contra Warner Bros. y Netflix se ha resuelto de manera amistosa. Los elementos únicos de la estatua Baphomet del Templo Satánico serán reconocidos en los créditos de los episodios que ya se han rodado. El resto de los términos a los que han llegado están sujetos a un acuerdo de confidencialidad”.