Foto: AMC

El domingo se puso en marcha la décima temporada de The Walking Dead, la exitosa serie de AMC, pero lejos de cumplir con las expectativas en cuanto a rating, el debut de la nueva entrega tuvo los peores números de la historia de la tira.

Según los reportes oficiales, la cantidad de audiencia cayó un 34% con respecto al total de espectadores desde el estreno de la temporada previa a “solo” cuatro millones de televidentes, y disminuyó un 42% entre los adultos de 18-49, franja de edad que significó 1,4 millones de los cuatro totales. Además, los números descendieron un 35% en el grupo demográfico preferido de AMC, es decir, entre los 25 y los 54.

De esta manera, el episodio titulado «Lines We Cross» se conviritió en el menos visto de la serie, quedando por detrás de «The Calm Before», el penúltimo capítulo de la novena temporada que antes ostentaba el tan poco deseado título al haber sido visto por 4,15 millones de personas.

También cabe señalar que, con ese resultado, la serie no logró ni siquiera acercarse al rating que tuvo su primer episodio, que fue de 5,35 millones de espectadores.

Sin embargo, hay que señalar que, previo a ser transmitido por televisión, «Lines We Cross» estuvo disponible durante una semana completa para los suscriptores de AMC Premiere, lo que probablemente contribuyó un poco a los bajos números como sucedió el año pasado.

Según la cadena premium, el estreno de la temporada pasada provocó el día más alto de nuevos registros en la historia de AMC Premiere, la plataforma de streaming de la compañía en la que todos los capítulos de The Walking Dead serán estrenados dos días antes de su puesta al aire por televisión.