Si bien la noticia se conoció a finales de julio, hoy se concretó la transacción: Disney concretó la compra de la 21st Century Fox por 71,3 mil millones de dólares.

De esta manera, la compañía del ratón Mickey se quedó con la producción audiovisual de 21st Century Fox, que incluye entre otras a Twentieth Century Fox, Fox Searchlight Pictures, el 30% del servicio de streaming por suscripción Hulu, y los canales Fox (salvo los informativos), FX, y National Geographic.

Además, el conglomerado dirigido por Bob Iger adquiere los derechos de X-Men, Deadpool y Los 4 Fantásticos, personajes de la comiquera Marvel (también en posesión de Disney) que se espera que se pronto sumen al Universo Cinematográfico que la compañía comenzó a desarrollar en 2008.

Otra de las tan comentadas adquisiciones es Los Simpson, la histórica serie de la familia amarilla creada por Matt Groening cuyo futuro es un tanto incierto después de la compra.

Pero, si bien las anteriores son las franquicias de las que más se ha hablado y escrito en los últimos meses, lo cierto es que los productos a los cuales Iger y compañía les podrán sacar jugo son muchos más: Alien, Predator, American Horror Story, The Omen, Poltergeist, 28 Days Later y Buffy the Vampire Slayer son algunos ejemplos dentro del género de terror, mientras que Die Hard, Planet of the Apes, Avatar, Independence Day y 24 son otros de los más destacados en lo que a acción se refiere.

Ahora resta por ver por cuales de estos títulos (y de aquellos tantos que le escapan a esta nota) deciden apostar desde The Walt Disney Company, pero claro está, sean cuales sean los elegidos, el abanico de posibilidades con el que se cuenta es inmenso.