Si sos fanático de Game of Thrones, tenés algunas libras esterlinas ahorradas y siempre soñaste con vivir en un castillo como si estuvieras en la Edad Media, esta es tu oportunidad: el Gosford Castle, usado por la producción de HBO para grabar algunas de las escenas de la temporada 3 de GoT, está a la venta.

Construido a mediados del siglo XIX por el segundo conde de Gosford, Archibald Acheson, este edificio de grado A fue diseñado en el estilo Normand Revival por el arquitecto londinense Thomas Hopper y ocupado por los condes de Gosford hasta 1921.

Ubicado en la calle Mullaghbrack Road de Markethill, una villa del Condado de Armagh en Irlanda del Norte, esta edificación fue subdividida en seis apartamentos de lujo, los cuales están siendo comercializados por la empresa Maison Real Estate a partir de las 500 mil libras esterlinas, algo así como unos 656.500 dólares.

Cada uno de estos apartamentos consta de aproximadamente mil metros cuadrados, entre tres y cinco cuartos y algunos tienen jardines en la azotea.

Además de su valor histórico y artístico, el Gosford Castle suma en cuanto a exotismo debido a que puede ser visto en Game of Thrones (aunque en la serie es denominado Castillo de Aguasdulces) donde es el hogar de la familia Tully, en primer instancia, y después a los Frey, siendo también el escenario de la Boda Roja.

Los interesados en más especificaciones sobre el Gosford Castle o en probar suerte para comprar uno de sus lujosos departamentos, pueden hacerlo ingresado acá.

Comunidad Indie Hoy