La revolución es una Eztétika reseña