reseña El Manto de la Especie