spam

Fotografía: Santiago Badillo

Spam se define a los mensajes enviados en forma masiva, habitualmente publicitarios y sin voluntad alguna de recibirlos por parte del destinatario.
En la bandeja de entrada de cada historia Spregelburd incluye disonancia, ocurrencia que multiplica la acción.
Spam presenta las andanzas de un lingüista y profesor universitario italiano que ha perdido la memoria en oscuras circunstancias y que confía encontrar su identidad rastreando sus correos electrónicos y consultando buscadores de Internet.
El funcionamiento de la memoria se acumula y se autoborra como el SPAM en la bandeja de entrada.
La lógica de la cronología temporal desafina, habilitando una trama mucho más densa que deforma la sucesión lineal de lo hechos y multiplica posibilidades.

En la nueva obra de Spregelburd el spam funciona casi como una sentencia sagrada. De no sabemos donde alguien envía un mensaje que puede ser una pista falsa o el crédito a una vida plagada de placeres a los que acceder con un solo click.
Viajes al caribe, alargamiento peneano, ofertas de supermercado, beneficios de la tarjeta de crédito, cursos de respiración.
Caminos posibles, irrupciones del destino que se envían a cada una de nuestras casillas de correo para decirnos algo indescifrable. Un eco del fin del mundo, como la asfixia que producirá en algún entonces las toneladas de bolsas nylon que colapsan la basura a diario.

Zypce, quien también lo acompañó en Apátrida en el 2011, suscita el desorden con una batería enorme de sonidos que toman velocidad en una puesta que completa la disonancia.

Spam es una obra abierta, Un empacho del lenguaje que mezcla mundos en tramas inesperadas donde la ficción no supera la realidad porque esta solo se presenta ahí desencajadamente posible.

spam
Fotografía: Jorge Pogorelsky

Spam

Miércoles, Jueves y Viernes 21 horas
El Extranjero Teatro – Valentín Gómez 3378
Tel: 4862-7400