, Escuchá lo nuevo de Dornik: “Something About You”

El r&b más soulero vuelve. Pero la generación que se está haciendo cargo de devolverlo a la vida no es la misma que en la década de los noventa se engargó de hacerlo (D´angelo y Maxwell). Esta es la generación de las consolas (Super-Nintendo o PlayStation), la misma de internet y la de los ansiolíticos. El nuevo soul (The Weeknd, F. Ocean, etc) se vincula a temas de consumo. Tanto de video juegos (sonidos de bleeps en 8-bits, auto-tune), así como de psicotrópicos, y también de sexo insípido (“Wicked Games” – The Weeknd). Lo que en lo estrictamente musical se traduce en atmósferas sonoras más etéreas; y en una migración estética: la cita a los setenta y a ángeles amorosos, deja paso a citas del Nintendo y a la vida de pibe en el primer mundo.

Something About You, recientemente editado por PMR records, es el primer single del músico, cantante y productor inglés, Dornik Leigh (a.k.a “Dornik”). La canción constituye una de las primeras respuestas de parte de un músico británico a esta creciente tendencia. Veamos de qué se trata…

A priori, al conocer el dato de que Dornik es inglés y que toca r&b, al poner play, uno esperaría un Northern soul o soul británico (leáse: soul más político y emparentado con Jamaica) pero no, sucede lo opuesto. Emerge un sonido hiper sexy que remite a Minneapolis (al legado de Prince & The Revolution), mezclado con una voz que parece sonar desde la nave Yamato (serie animé de Sci-fi setentera).

Something About You” justamente tiene esto: soul y R&B en plan intergaláctico, una especie de Super Metroid menos violento y químico, puesto en sintetizadores. “About you” es, por último, desde lo vocal un pastiche a Prince y a Michael Jackson, mezclado con atmósferas del Discovery y con un sonido de neón ochentero.

Te puede interesar:  Gente Conversando estrena la canción de 10 minutos "No me olvides del todo"

Es ideal para bailar, tripear y, obvio, para amar. Una gran canción que te lleva por muchos lugares, desde el amor al espacio; y todo, condensado en menos de cuatro minutos. Una seda.