Christian Bale es un experto en el arte de adaptar su cuerpo para los diferentes papeles que interpreta en las películas que protagoniza. Un claro ejemplo de esto fue su participación en The Machinist, de 2004, cinta para la que el galés llegó a pesar tan sólo 54 kilos luego de bajar 28 tras someterse a una estricta dieta diaria que, según la biografía del actor escrita por su antiguo asistente, consistió en “agua, una manzana y una taza de café por día, con un poco de whisky ocasional”.

En otro de esos cambios drásticos, Bale subió más de 45 kilos (lo logró “comiendo un montón de tortas”, según comentó él mismo) para interpretar al ex vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, en la biopic del político titulada Backseat que sale a finales de este año.

Ahora, tal y como lo muestra la foto comparativa de arriba, el nacido en el condado de Pembrokeshire, al sudoeste de Gales, volvió a perder los kilitos de más para Ford v. Ferrari, una cinta que comenzó a grabarse hace tan sólo algunas semanas y en la que interpretará a Ken Miles, un conductor de autos británico.

Acorde a los reportes del medio Variety, esta película dirigida por James Mangold (Logan) y escrita por Jez and John-Henry Butterworth (Edge of Tomorrow), sigue a un excéntrico y decidido equipo de ingenieros y diseñadores estadounidenses liderados por el visionario automotriz Carroll Shelby (Matt Damon) y el mencionado Miles (Bale), quienes son destinados por Henry Ford II y Lee Iacocca a cumplir con la misión de construir desde cero un automóvil completamente nuevo con el potencial de finalmente vencer a la siempre dominante escudería Ferrari en las 24 Horas de Le Mans de 1966 en Francia.