La piratería es cosa seria. Sobre todo en Estados Unidos donde hay leyes muy serias para proteger los derechos de autor y evitar que el contenido artístico e intelectual de una persona sea difundido sin consentimiento de la misma.

Es por eso que Trevon Martin, el californiano que se hizo conocido a mediados del año pasado por ser arrestado tras compartir la película de Deadpool en su Facebook días después de su estreno en febrero de 2016, podría ser condenado a seis meses de prisión debido a sus actos.

De acuerdo con los documentos de la corte, la película compartida por Martin fue vista por más de seis millones de usuarios a través de la página de Facebook Bootleg Movies, en la cual el joven de 22 años y originario de la ciudad de Fresno subió la cinta bajo el nombre de Tre-Von M. King.

Tras un largo proceso judicial que dio comienzo a mediados de 2017, acorde a la investigación desarrollada por el FBI, el veredicto al que llegaron los jueces, según reportó el medio británico Metro, dice:

“El gobierno recomienda la sentencia máxima de seis meses de prisión, a la que seguirá un plazo de un año de libertad vigilada y un pago especial obligatorio de 100 dólares”.

Aunque no lo parezca, estas son muy buenas noticias para Martin, dado que, en un principio, el acusado enfrentaba una sentencia máxima que ascendía hasta los tres años detrás de las rejas.