Game Over, Man! – Foto: Netflix

Si bien Todd Van Luling, renombrado periodista del Huffington Post, reconoce que suele pasar horas en Netflix seleccionando lo mejor del contenido de esa plataforma para luego recomendarlo a sus lectores, en esta oportunidad decidió hacer el ejercicio contrario y mirar todas las producciones originales de ese gigante para seleccionar lo peor de sus lanzamientos en lo que va de este año. Según sus propias palabras, se concentró en “lo espectacularmente malo. Lo peor de lo peor”.

Con la intención de que estén advertidos al momento de darle play a alguna de tales cintas, compartimos a continuación ese listado negro y un resumen de los motivos por los cuales cada una de ellas forma parte del mismo.

How It Ends

A causa de un hecho desastroso en la costa este estadounidense, el protagonista (Theo James) forma equipo con su suegro para salvar a su prometida. Para lograr dicho cometido se transportan de Chicago a Seattle en auto y caminando.

Un sinfín de escenas violentas sin sentido, los giros argumentales de explicación bastante dudosa, saltos temporales incoherentes y demás problemas evidentes con la trama, hacen de esta película casi-apocalíptica un desastre en términos generales, así como una comedia no intencional de acuerdo con lo señalado por el crítico que, sin embargo, menciona que por ratos es disfrutable aunque es más que seguro que su final nos va a decepcionar.

Father of the Year

Un par de recién egresados de la universidad regresan a sus hogares y van a tomar algo a un bar. Una vez allí se preguntan cuál de sus progenitores ganaría en una pelea. Sus padres, que dicho sea de paso, son “increíblemente tontos”, sin razón lógica aparente, toman ese interrogante muy en serio.

Los motivos por los cuales resulta tan mediocre este filme tienen que ver con la pobreza de su historia, basada en una apuesta que no termina por ser creíble ni emocionante en ningún momento. Algunos chistes racistas relacionados con un personaje daltónico tampoco resultan graciosos ni ayudan a la trama, mientras que la mayoría de sus escenas son puras estupideces. Por cierto, en ninguna secuencia se decide quién es el padre del año, y ni siquiera se menciona esa distinción o se muestra que alguno de los dos señores la merezca, sino tal vez todo lo contrario.

The Cloverfield Paradox

Un grupo de astronautas de diversas nacionalidades viajan juntos al espacio a intentar cosechar nuevas fuentes de energía en vista de que se acabaron los recursos energéticos en la Tierra. Finalmente, son enviados a una realidad alternativa de un universo paralelo en el cual se estrellan en el planeta, lugar donde entonces comienza la tercera guerra mundial.

En esta ocasión, lo demencial del final de la cinta es en gran parte lo que la arruina, acorde con lo señalado por Todd en su columna. De igual forma, la inclusión de unos monstruos y demás detalles de ciencia ficción no hacen sino complicar aún más la trama, haciéndola menos verosímil. De cualquier forma, el periodista finalmente reconoce que esta película en realidad termina por ser un tanto disfrutable y es menos mala de lo que muchas de las reseñas sobre la misma señalan.

Game Over, Man!

El heredero de un millonario organiza una fiesta arriba de un hotel y de repente unos villanos irrumpen para intentar un inescrupuloso robo. Para presionar a la entrega del dinero del magnate, los ladrones empiezan a asesinar rehenes.

Dentro de lo peor de tal largometraje, se destaca el ofensivo y desagradable sentido del humor que se despliega. Hay incluso vetas de homofobia dentro de sus parlamentos que, casi en todo momento, intentar ser divertidos y en realidad terminan por reafirmar estereotipos pasados de moda, consiguiendo el efecto contrario. Asimismo, se critica la falta de matices de sus personajes que parecen caricaturas de sí mismos.

Brain on Fire

Una periodista del New York Post (Chloë Grace Moretz) es el personaje principal de esta historia. El hilo conductor de la misma es una enfermedad que aqueja a la reportera y que nadie parece poder diagnosticar correctamente, complicando la vida profesional y personal de ella, que no deja de tener comportamientos erráticos.

La crítica de este metraje señala que su narrativa es bastante pobre y podría resumirse como “un mal episodio de Doctor House“. Tenemos además que, quizá como consecuencia de lo pésimo del guion, las actuaciones también son planas y poco alentadoras. Nos encontramos así con un drama fallido, basado en un libro que, según muchos, es en cambio, muy bueno y está inspirado en hechos reales. El final también es irrelevante, dado que lo que sucede es que la chica es curada y todo regresa a la normalidad. Esta viene a ser entonces la obra menos disfrutable de este listado.