Foto: Amazon Studios

Suspiria, el remake del film de Dario Argento de 1977 dirigido por Luca Guadagnino, hace meses que está dando que hablar. En una campaña marketinera de intriga, algo similar a lo que se formó años atrás alrededor de Nymphomaniac (2013), Suspiria se está volviendo una de las películas más esperadas del año y se postula como una de las más prometedoras de los últimos tiempos. Lo cierto es que el más reciente film de Guadagnino, Call Me By Your Name (2017), es un film exquisito que ha recolectado galardones prácticamente en todas las premiaciones a las que se presentó, y ya crea un terreno para que su trabajo venidero siembre bastantes expectativas. No sólo es el currículum del director lo que la hace prometedora, sino también el inquietante trailer lanzado recientemente. El mismo está musicalizado por Thom Yorke y muestra imágenes escalofriantes que tendrán lugar en esta extraña escuela de danza a la que la protagonista ingresa.

Si bien el film no estará en pantallas comerciales hasta noviembre, ya ha sido proyectado en la Mostra de Venecia y ya ha ocasionado excelentes comentarios. También en el marco del festival, Dakota Johnson, justamente la protagonista del film que se pone en la piel de Susie Bannion, habló con la presna sobre su experiencia en el rodaje del film y ha confesado que, luego de la filmación, ha tenido que acudir a terapia. La actriz comentó:

“A veces, cuando trabajo en un proyecto, soy una persona muy empática y absorbo los sentimientos de muchas personas. Cuando trabajás con temas oscuros pueden permanecer contigo y luego si le hablás a alguien sobre eso, te liberás, es muy agradable. Mi terapeuta es una mujer realmente agradable”.

No sería la primera vez en la historia del cine que los actores quedan afectados por un rodaje. Sólo basta recordar los mitos alrededor de El Exorcista (1973), Poltergeist (1983) o El bebé de Rosemary (1968). Todos films a los que los rodean leyendas de conspiraciones asesinas, pactos con el diablo y maldiciones donde actores y actrices salían afectados.

De todos modos, Dakota Johnson no parece referirse a ninguna maldición sino a una experiencia emocional intensa que le provocó su trabajo en la película y el contacto con las experiencias del resto.

Suspiria se estrenará este 2 de noviembre y también cuenta con las actuaciones de Tilda Swinton, Chloë Grace Moretz y Mia Goth.

Comunidad Indie Hoy