Cómics
|
21/07/2022

De Erik Satie a Feli Punch: las recomendaciones de María Luque

La autora de Casa transparente responde nuestro habitual Ping Pong de preguntas.

María Luque nació en Rosario y vive en Buenos Aires. Desde 2005 exhibe sus trabajos en museos y galerías de Argentina, Chile, Perú, México y España. Trabaja como ilustradora editorial y coordina talleres. En 2011 creó el proyecto “Merienda dibujo”, una serie de encuentros con artistas. Es cofundadora del Festival Furioso de Dibujo. Participó de Informe, historieta argentina del siglo XXI, publicado por la Editorial Municipal de Rosario. Es autora de La mano del pintor, una novela gráfica sobre Cándido López (Sigilo, 2016; L’Agrume Éditions, 2017; Lote 42, 2019), Casa transparente (Sexto Piso, Premio Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas), Espuma (Galería editorial, 2018) y Noticias de pintores (Sigilo, 2019).

¿El mejor lugar para ponerte a dibujar o escribir?
Me gusta dibujar en bares, mi mesa favorita es la que está en la esquina, al lado de la ventana de Varela Varelita. A la tarde tiene una luz perfecta.  

¿De qué libro de tus preferidos, te hubiera gustado ser autora?
Me gustaría tener durante una semana la mano de Olivier Schrauwen, poder dibujar esos espacios con techos altos y escaleras que él hace, me parecen una maravilla.

¿Tus personajes de historieta preferidos?
Creo que no tengo ninguno preferido, ¡perdón!

¿Un personaje de historieta que te hubiera gustado encarnar en la vida real?
La golondrina que aparece en Siesta de Pablo Boffelli (Editorial Aguinaldo). Aunque el dinosaurio que juega al tenis es muy bueno también.

¿El libro de historietas que más te haya flasheado en los últimos meses?
Sweet Time de Pixin, me encantó. Usa el color de una manera increíble y sus historias siempre se quedan dando vueltas un tiempo en mi cabeza.

¿Qué discos estás escuchando últimamente?
Tengo una playlist que se llama “concentración” que uso para trabajar. Son diez horas de Felix Mendelssohn, Franz Liszt, Eric Satie, entre otros. No estoy escuchando muchos discos enteros, de principio a fin. Uno que en estos meses me sirvió para alternar con la concentración es Boleros, valses y más de Frankie Reyes.

¿A dónde van los historietistas cuando mueren?
Espero que vayamos a algún lugar con rico café y medialunas siempre calentitas, con mesas y sillas cómodas y estantes llenos de materiales para dibujar.