|
31/05/2021

Fantástica Violeta: La obra colectiva que plasma feminismo en viñetas

Fantástica Violeta reúne las voces argentinas de Malena Guerrero y Alejandra Benz, Julián Gabriel, Paula Sosa Holt, Angie Cornejo, Pinesca, Paula Ferraro y Lucía Vera, Rouse, Titihoon, Juana de Marco, Estrella Mergá y Pepita Sandwich, quienes fueron seleccionadas en la convocatoria organizada por Maten al Mensajero y Latfem.

Femicidios, violencia de género y aborto son algunas de las causas que convocan a miles de mujeres a unirse al movimiento feminista. Con siglos de lucha por los derechos de las mujeres, fue en las últimas décadas que el feminismo en Argentina creció en redes transversales al arte, la cultura, la política, el diálogo, y un sinfín de instancias en las que era necesario un cambio de paradigma. Y sí, Fantástica Violeta es uno de esos espacios materializado a través de distintas voces, en el que se manifiestan todos estos deseos, perspectivas, luchas y denuncias. Kiti López -Latfem-, Elizabeth Lerner -Maten al Mensajero-, y la ilustradora Jazmín Varela se encargaron de la selección de las historietas que conforman esta compilación.

Además de contar con diferentes registros de dibujo y materiales, el libro abarca una diversidad de enfoques frente a la sexualidad, cuerpo y la identidad. “La maravilla de este ejercicio, el de observar el mundo, producir, leer -cualquier- historieta desde una perspectiva feminista, puede ser un acto tan diverso que podríamos decir que no hay recetas, pero sí hay estilos: sutiles, intensos, dramáticos, divertidos, oscuros, molestos”, afirman en el prólogo Mariela Acevedo y Daniela Ruggeri, quienes integran Feminismo Gráfico.

Hablamos con siete de les historietistas argentinas sobre la técnica que usaron en esta experiencia y de su visión acerca de los temas que se plasman en las páginas de Fantástica Violeta:

Juana de Marco

¿Que técnica de dibujo usaste para abordar el tema de "La entrega final"?
En general uso técnica digital ya que me permite tener mayor ida y vuelta sobre lo que hago hasta estar conforme con el resultado. El programa que uso es Photoshop, con el que logro resultados orgánicos semejantes a las técnicas manuales. Uso colores vibrantes y planos para generar mayor impacto en el mensaje. Me gusta que lo que hago no se asemeje a la realidad y poder tener esa libertad de interpretación. 

¿De qué manera la historieta puede ser el espacio desde el cual se transformen los estereotipos establecidos en la cultura?
Para mí la historieta/ilustración es como el cine, la música o la TV. Es lo mismo. Es un medio de comunicación que, bien utilizado, puede derribar estereotipos y contar otras historias... Todo lo que visualizamos, existe. Por lo tanto, todo lo que se dice y se ve en una historieta es transformador de la realidad. Es un poder hermoso y a la vez muy delicado con el que contamos les comunicadores visuales. Por eso también es una gran responsabilidad. 

Rouse

¿Qué técnica de dibujo usaste para abordar el tema de “Soñar el género”?
La historieta está realizada de manera digital. Primero realizo algunos bocetos en lápiz, y luego lo paso a digital, redibujo y coloreo. Los motivos son vinculados a la experimentación estética y al tipo de historietas que venía consumiendo. Es una manera de dibujar que venía explorando, estaba interesada en particular en los planos con degradé y ruido que se pueden generar digitalmente.

¿Cómo se construye identidad desde la historieta? ¿De qué manera la experiencia de algunos pueblos originarios pueden hacernos repensar las cuestiones de género?
La historieta se disparó a partir de la lectura del texto Colonialidad y género de María Lugones. Fue un escrito que me acercó una amiga y que me abrió la posibilidad de pensar otros mundos con configuraciones identitarias distintas a las que tenemos naturalizadas y habitamos. Comprender que algunas estructuras de poder fueron implantadas a la fuerza en nuestros cuerpos, y que no necesariamente es o fue así en otras culturas, me parece súper potente, porque quiere decir que podemos ser de otras formas, reinventarnos. Sentí que desde la historieta y el dibujo podía poner a circular algo de esas nociones y sensaciones. Quizá contándola desde otro lenguaje podría llegar a otros públicos, circuitos y lectorxs.

Estrella Mergá

¿Que técnica de dibujo usaste para abordar el tema de “Odisea en el orgasmo”?
La técnica que usé fue acrílico y guache sobre papel.

¿De qué manera puede ser la historieta el lugar desde el cual se legitime el derecho al placer?
El derecho al placer se legitima de a poco, es una lucha constante donde hay que trabajar la visibilidad para crear un nuevo imaginario del sexo. Eso se logra desde los distintos medios de comunicación y la historieta no queda exenta de responsabilidades.

Paula Ferraro y Lucía Vera

¿Qué técnica de dibujo usaste para abordar el tema de "Afuera es carnaval"?
En este caso en particular la técnica que usé fue la tinta y acuarela. Dado que la historia se ubica en la época de carnaval brasileña, me pareció interesante utilizar el dinamismo que ambos materiales pueden otorgar, con el contraste que visualmente genera la situación de carnaval con el color y la alegría, versus la narrativa oscura del personaje con la tinta negra.

¿Buscás impactar a través de la historieta en la percepción de quienes leen tus historietas, plantear, de alguna manera, reflexiones para que haya una reflexión?
Cuando escribí el texto no pensé en un "mensaje", sino en contar una historia que podría sucederle a cualquiera. Lo que aprendí después, al releerlo, es que tanto en las relaciones heteronormativas como homosexuales, o de otras índoles, hay encuentros y desencuentros. Si hay otras ideas que puedan desprenderse, corresponden a lxs lectorxs.

Paula Sosa Holt

¿Qué técnica de dibujo usaste para abordar el tema de "Tatuaje”?
Mi historieta la dibujé con marcadores negros de diferentes trazos y matices. Aprovechando las posibilidades que brinda un marcador gastado, hice tramas y texturas. Si bien tenía la posibilidad de trabajar a color, decidí hacerla en blanco y negro para darles más protagonismo al dibujo (a los tatuajes dibujados en los cuerpos de les protagonistes de la historieta) y a dichas tramas.

¿Cómo se vinculan en tu historieta el tatuaje, la autoaceptación corporal y el cuestionamiento a la normatividad del cuerpo?
Veo en el tatuaje una herramienta para apropiarse del cuerpo con el que venimos al mundo. Me gusta pensarlo como una página en blanco en la que una puede ir dejando marcas personales con las que se siente más a gusto, cómoda y representada. Creo que el cuerpo puede ser un espacio para personalizar y manifestarse artística o catárticamente. El cuestionamiento a la normatividad tiene que ver con que los tatuajes se llevan de manera permanente en la piel, como algo con lo que nacimos, pero por elección propia, y esta acción de personalizar el cuerpo, customizarlo con creencias, símbolos, gustos (y hasta caprichos) es ir contra de la norma, es hacerlo hablar con un lenguaje propio.

Julián Gabriel

¿Qué técnica de dibujo usaste para abordar el tema de “Identidad Baiamora”?
Para mi historieta me volqué al dibujo analógico, utilizando lápiz negro 2B, estilógrafos negros 0.1, 0.2, 0.3, 0.4; lápices de colores, marcadores a base de alcohol y hojas blancas A4 75 Gr. Estos materiales me permiten expresar en las viñetas, desde las imágenes más definidas, hasta las sensaciones más abstractas que hay en mi mente. Cada trazo, textura y detalle, es distinto al anterior y al siguiente, eso le da espontaneidad, aleatoriedad e identidad propia al dibujo que termina dando como resultado mi estilo de narrar gráficamente.

¿Qué elementos te brinda la ciencia ficción, la alegoría y/o lo fantástico para tratar el tema de tu historieta?
El fantástico es un género que puede romper las barreras de lo que se percibe como real/normal y lo cuestiona. Eso me permite reimaginar criaturas, sociedades, mundos, universos y/o dimensiones alternas, sin límites, donde sueños, deseos y anhelos son totalmente posibles. Para abordar esta historieta recurrí a la fantasía, lo cual me permitió crear una especie de fábula contemporánea con temáticas feministas y de identidad de género, apta para todo público, con especial énfasis en lxs niñxs. Fue un valioso desafío con el que aprendí mucho. Mi historieta, como las demás fantásticas, pueden dan lugar a distintos niveles de interpretaciones, pero para poder verlas, hay que tener la aguda vista del lince, la paciencia de la flor de luna y la sensibilidad de las alas del colibrí. Es ahí cuando la magia surte efecto y las páginas se transmutan en un portal púrpura hacia todos esos maravillosos lugares habitados por serxs increíbles esperando a conocerlxs. Al fin de cuentas, estamos hablando de Fantástica Violeta.

Titihoon

¿Qué técnica de dibujo usaste para abordar el tema de “Las tetas de mamá vaca”?
Dibujo a mano. Amo el lápiz y los colores, me brindan la acción que necesito, puedo sacar de mis entrañas cosas, porque mi mano entra en conexión con mi corazón y este a su vez con mis ideas. Dibujar a mano es de los placeres más grandes que experimento a diario. Música, flores, y mi mano izquierda voraz, sedienta de acción. Es una linda purga. Lo recomiendo.

¿Cómo se vinculan en tu historieta la autoaceptación corporal y el cuestionamiento a la normatividad del cuerpo?
Nuestra misión como comunicadores gráficos es instaurar estos temas en la agenda. Intento fomentar el amor propio en mis dibujos con mi experiencia personal. Fundamento mis ideas a través de lo que aprendí de mis referentes, no puedo evitar pensar en Nina Simone con su espalda erguida y palabras firmes. Hemos conseguido lo más importante que es la visibilidad, así que ahora a ponernos nuestros mejores trajes y militar nuestro cuerpo. No permitir que el juicio de valor de otro desenfoque nuestra belleza, camino y sueños. ¡Sigamos dibujando!