Foto: Cortesía prensa

Pablo Caputto viene sonando en la escena argentina desde hace años. Sin embargo, no siempre dio a conocer sus canciones bajo su nombre de pila. Durante algún tiempo usó el pseudónimo de Jhanniel.

Hace ya una década debutó con el disco Veo el sol. A partir de entonces deambula por la senda del rock en solitario. En 2013 entregó Despierto, y ahora está promocionando su tercer álbum titulado 33. Durante estos diez años ha dado a conocer su material en Latinoamérica, Europa y Canadá. La impronta potente de sus temas no pasó despercibida por medios como El País, Fox y ABC News.

En las letras de sus canciones, Caputto pone el énfasis en la constante batalla contra del ego, las pasiones indomables y la búsqueda por el equilibrio personal.

La sinceridad de sus canciones sobre la complejidad de la naturaleza humana lo ha consagrado como un artista notable de estas latitudes. Ahora el músico se anima a incursionar en sonidos un tanto más electrónicos y con tintes cósmicos.

De 33 se destacan sencillos como «Sombras», «Fricción» y «Aire». En todas ellas se despliega una amalgama sonora lideradas por guitarras y sintetizadores. Asimismo, cada tanto se incluyen arreglos orquestales que le aportan dramatismo y profundidad a ciertos compases. Dicha placa fue mezclada y masterizada por Adam Fair en Villa Sound en Collingwood, Canadá. Su producción estuvo a cargo de Santiago Besasso y su arte de tapa fue creado por Moebius Diseño y Yasmin Benedini.

Te invitamos a disfrutar de los pasajes siderales del comentado álbum a continuación.