Entrevistas
|
18/11/2021

Javiera Mena: "Pensé que se acababa mi carrera"

Hablamos con la artista chilena sobre su regreso triunfal a los shows en vivo y su más reciente EP, Entusiasmo.

Estalla la primavera y en este contexto solo puede significar una cosa: la vuelta a los recitales en vivo. La alegría, los reencuentros y la sensación de que el año se termina son algunos de los ingredientes de este combo explosivo. Y uno de los shows imperdibles de esta temporada es el regreso de Javiera Mena a Buenos Aires, quien nos honra con su presencia el jueves 25 de noviembre en Ciudad Cultural Konex.

En la última década, Javiera se ha vuelto uno de los tesoros más brillantes del pop contemporáneo latinoamericano. Una loba desatada y sensual que coquetea entre el techno y los ochentas con una destreza única. Una tormenta chilena de talento, brillos y mucho amor para dar.

Influenciada por la música de la radio de su niñez, la compositora escribe y produce sus propias canciones que nos dan ganas de bailar hasta la verdad. Su carrera empezó tocando en las bandas chilenas Congelador y Termita, hasta que en 2006 publicó su debut solista, Esquemas juveniles, una oda a la juventud y la confusión. Después de ese salto inaugural solo vendrían grandes éxitos: Mena (2008), Otra era (2014), Espejo (2018) y una serie de singles futuristas y estridentes.

Con motivo de su visita al país, Javiera habló con Indie Hoy acerca de su última canción “Culpa” y del EP Entusiasmo, la primera pieza de su próximo disco.

Tu show en Buenos Aires es uno de los primeros que realizarás en tu nueva gira.
Sí, a moverse nomás, tengo muchas ganas de moverme, mi manager también. Tengo la suerte de que mi equipo es pequeño entonces puedo moverme y adaptarme a un momento así. Además, mi show no es de tanta gente…

¿Cuál es la expectativa? ¿Cómo van a ser los shows?
Yo cambio todo el rato, soy culo inquieto como dicen por allá. Las bailarinas no están, pero es más de la música. Tengo una bajista, baterías electrónicas, le doy al sinte y está sonando bien. Bien musical y power, me gusta entregarme a la gente que me vino a ver. Eso me hace sentir bien y se refleja en lo que hago.

¿Cómo se compone tu equipo de trabajo?
Me gusta trabajar con mujeres, en el escenario somos puras chicas. Me gusta que haya un equipo, me es más unido. Tampoco es que sea una persona misándrica, es que es muy bonito vernos a todas cantando bien turbo. Lo que pasó aquí y en España es que mi equipo es de 90% de mujeres y llevamos aire fresco a los festivales que todavía son androcéntricos. Entonces llevo una cuota de género porque las oportunidades son menores.

En diferentes entrevistas dijiste que Entusiasmo es tu forma de hablar de la situación de Chile, es una Javiera desatada...
Se vino un derrumbe y sentí que renací de nuevo. Estuve trabajando con el Pablo [Stipicic] y salir a la calle era ver gente protestando, como un fuego. Todo eso se refleja en mi música, estoy hablando de la vida misma en un contexto muy loco. Por ejemplo, “Diva” habla de una discoteca en pleno centro a la que iba a bailar a la noche, con olor a lacrimógeno y consignas de protesta con música techno de fondo. Quería hablar de magia y deseo, donde la energía es sinónimo de fuego. El grueso del disco lo armamos previamente a la pandemia, “Dos” la grabé en mi casa en plena pandemia. Después hice mucho Zoom, mezclamos las canciones a la distancia, estoy hasta acá del Zoom. Espero que sea la última vez, a mí me gusta estar en el estudio, decir “súbele aquí” y sentarme en el ordenador. Lo que estuvo bueno es que pude trabajar en Google Docs con las letras con gente de otros países, es un mundo diferente al de la música.

Foto: Rodrigo Pérez

En tus redes sociales compartiste que te gusta mucho la poesía de Alejandra Pizarnik, y en tu carrera colaboraste con algunos artistas de acá. ¿Cómo es tu relación con Argentina?
Sí, con Miranda! hemos tocado y tenemos un tema juntos, me encanta lo que hacen. Pizarnik es muy grosa, es la number one. Yo valoro mucho a los poetas malditos, porque tienen conciencia de las cosas malas, y cuando pasan las cosas buenas eres más feliz. En Chile hay muy buenos poetas, pero me encanta Pizarnik. Tiene una excelencia, la conozco desde pequeña, gótica, siempre gótica.

¿Cómo define Javiera Mena al amor?
Para mí, el amor es diferente al Eros. El amor es como la empatía, realmente. El Eros es deseo de otra cosa, no tiene que ver con este lugar seguro que es el amor, que te da una identidad. El Eros es más frenético, más predador. Ahí se generan las canciones, del amor inconcluso, el amor de lejos. El amor más power con el que me quedo es el de mis amigos. Algo que decía Brigitte Vasallo es por qué somos “solo amigos”, si los amigos están más allá de las pasiones. Sobre todo en Madrid, que es una ciudad de amigos.

¿Cuáles son tus próximos planes?
Me siento muy contenta, es un buen momento para retomar. Estuve muy angustiada porque pensé que se acababa mi carrera, y ahora valoro mucho más todo. Valoro poder irme de gira, valorar todo porque de un día para otro puede terminar todo. Tengo ganas de seguir viajando con la música, iré a México, extraño tocar allí. Acá tenemos muchos desastres naturales, como chilena conecto mucho con el caos. Ahora tocó a escala global. Me siento entusiasta, no le cabe mejor la palabra. Bueno, se viene un disco que sé que les va a gustar. Muy techno, muy para bailar.

Javiera Mena se presenta el jueves 25 de noviembre a las 19 h en Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131, CABA), entradas disponibles a través de Konex. Escuchá Entusiasmo en plataformas de streaming (Spotify, Apple Music).