Las Sombras se presentan este sábado 17 de agosto en La Plata, en el escenario de Guajira. Estuvimos hablando con Julián Pico, bajista y una de las voces del grupo pampeano, sobre cómo la banda vivió la repercusión de su último disco Crudo, pisando firme en la escena local y llevando sus canciones a escenarios de todo el país.

¿Cómo fue salir a tocar Crudo en vivo?
Estuvo muy bueno porque sacamos el disco el año pasado y al toque lo empezamos a tocar por todos lados. Hicimos una gira re larga, que a lo último tuvimos que frenarla porque yo me quebré la mano y la suspendimos. De todas formas fuimos a tocar a Chile, yo con la mano quebrada, y tocó el sonidista. Estuvo bueno porque puso a prueba la cuestión de equipo, ya que con ciertas circunstancias y obstáculos, la banda igual se la bancó. Este año arrancamos a fondo también, solo hicimos una fecha en Buenos Aires en el Konex, la más grande que hicimos hasta ahora con más de 600 personas. Ahora los shows ya están encarados de otra forma, si bien seguimos tocando los temas de Crudo, hay una producción distinta del show. Le pusimos pila a la idea del show, basta de tocar temas como banda que hacen la lista y fue. Estamos más enfocados en eso, la banda baja un poco, por momentos hay solo una guitarra, o en otros quizás canto yo solo, ese tipo de cosas. A veces uno intenta hacer eso cuando arranca con una banda, pero es cuestión de tiempo y que la banda llegue a esa madurez como para poder llevar esa situación.

Son experiencias que ganaron tocando en distintos escenarios.
La primera vez que lo hacés estás medio cagado con mucha adrenalina, y en un momento empezás a darte cuenta que vas poniendo la vara un poco más alta y la banda rinde. Entonces te empezás a entusiasmar y el show siguiente tomás más riesgos. Te das cuenta que es la forma, hay una parte que ya sale y le comenzás a sumar algo nuevo, para no aburrir al público y sobre todo no aburrirnos nosotros. Si nos aburrimos nosotros, la gente lo nota y es cualquiera. Nunca hay que subestimar al público, porque se dan cuenta enseguida si te estás repitiendo, o si disfrutás lo que hacés o no. Durante la gira a todos los lugares a donde fuimos, fue mucha gente a vernos. A diferencia de otros años, notamos mucho más la recepción. Tocamos en Roca, Olavarría, Rosario, en Tandil, en Córdoba. Fuimos al norte a fin de año, estuvimos en Corrientes, luego a Chile, Mendoza, San Juan, en todos lados estuvimos. Si bien el año pasado recorrimos mucho, este año fue maratónico a lo potro cordobés.

Las Sombras ya tiene un público propio que es muy diverso. Hay una parte que es más rockero pero también vienen de otros géneros. 
La última vez que tocamos pusimos a prueba esa cuestión. Habían 600 personas que nos habían ido a ver a nosotros. Hemos tocado muchas veces en festivales grandes y está bueno tocar a ese nivel de público. Pero esta vez, levantabas la cabeza y toda esa montaña de gente era tuya. Así que eso estuvo bárbaro. Y sí, es verdad lo de Las Sombras, yo creo que es al revés, el público del rock siempre estuvo con nosotros. Al contrario, Las Sombras se está abriendo a lo demás. De golpe nos van a ver más bandas que escuchan indie o pop o le gusta otra cosa, porque en definitiva nosotros somos una banda que hacemos rock, pero hacemos canciones. Siempre estamos mutando y fusionándonos, somos una banda rockera, no hay duda de eso, pero no somos una banda tradicionalmente de rock.

Bandas como Las Sombras permiten abrir al público que ya no es tan sectorizado por géneros.
Totalmente, vivimos en el año 2019, múltiples pestañas, la gente escucha un tema de una banda, un tema de otra, ya no es como antes.

Este año tocaron en Córdoba junto a Peces Raros y Telescopios, una combinación de tres bandas con propuestas diferentes entre sí, pero que pueden convivir perfectamente en un show.
Estuvo increíble, fue la mejor fecha del año esa. Si bien las bandas tienen aristas distintas, en cierto punto se tocan y la música es mucho más endeble y maleable de lo que uno cree. De golpe fue un combo sarpado, porque las tres bandas la rompimos, pero mal. En un Studio Theater que debe ser de los mejores que he tocado en Argentina, un sonido del carajo, la gente muy receptiva de escuchar bandas. Fue increíble, la tengo en mis mejores recuerdos.

El año pasado sacaron el video de «Los chicos de tu barrio» con una esencia de road movie, del viaje. Y el corte con la discusión con la policía. ¿Qué pasó?
Veníamos de tocar en San Juan en una fiesta, teníamos el colectivo como a las 9 de mañana. Eran las 5:30, 6 de la mañana y nos fuimos a la terminal a esperar. Lo único que hicimos fue sentarnos en el piso y de repente vino la policía y nos quiso sacar. Nada que ver, había perros tirados también, no estábamos ni tomando vino, estábamos sentados en una terminal. El video capta buenos momentos, siempre tienen la idea de nosotros como chicos rockeros tocando, pero en realidad somos una banda de amigos que se van de gira. Uno se cree que siempre se está en hoteles y escenarios, y nada que ver, muchas veces se está en cualquier lado tirado. Las filmó un amigo nuestro, Santiago Charrière.

¿Qué inspira a Las Sombras además de sus influencias musicales?
Siempre fuimos muy narrativos a la hora de tocar. El primero de nuestros discos está medio vomitado y no sabíamos muy bien lo que hacíamos. En el segundo empezamos a darnos cuenta de qué era lo que nos gustaba, o qué nos pasaba. Y creo que hay un sentido literario muy fuerte en Las Sombras, todo lo que sea historia o la fuerza del texto. Y más que nada las imágenes, nos encantan mucho las películas, sobre todo a Manu [Fernández] y a mí.

En sus letras encarnan muchos personajes y le dan ese tinte a la interpretación.
Hay un lugar que fuimos descubriendo que es muy dramático al nivel teatral. Si te tengo que ser exagerado, me encantaría en un futuro un show ir a un teatro y que toquemos más en formato de una obra. Siento que hay mucho de eso, hay una cuestión muy lúgubre, una cosa medio draculesca.

¿Qué películas les gustan?
Millones. A mí me encantan las películas del griego Yorgos Lanthimos, me fascina porque te muestra una fantasía con elementos normales. No hay efectos especiales ni nada, está todo dado con lo básico que uno se encuentra todo el día en su vida. Pero hay un plus, que no sé cómo lo logra, para que eso se vuelva fantástico. Hay elementos que son así y uno no se lo cuestiona.

Con la popularización de bandas pampeanas como ustedes, Los Siberianos y Knei. ¿Notan un crecimiento en la escena emergente local?
Yo sería el primero en embanderarme, porque estoy orgulloso del lugar de donde vengo. Nosotros somos frutos de una camada de bandas gigantes que nos enseñaron a nosotros, crecimos viendo bandas constantemente. Santa Rosa es un núcleo que saca y saca bandas, muchas buenas, otras malas, pero la verdad es que si me pedís ahora una rápido, te diría Las Playas que me gusta, es más electrónica. También veo un crecimiento a nivel de recambio generacional, cada vez que vamos a tocar a La Pampa los shows son cada vez más grandes, hay cada vez más gente y gente más joven. Ahora ya no podemos pensar en una fecha pequeña allá porque siempre hay mucha gente que quiere vernos. Siento que es cuestión de tiempo que eso pase, muchos de esos pibes que nos van a ver, tocan o están estudiando un instrumento, las influencias son así, vos te sentís rodeado por un montón de cosas y cuando te querés acordar pasó.

¿Qué le sigue a Crudo?
Ahora estamos terminando un tema que ya estamos cerrando la mezcla, en etapa de master. Capaz que en los próximos meses van a poder escuchar algo, ya que vamos a sacar un single y vamos a armar unas fechas.

Ahora se viene una fecha en La Plata en Guajira. ¿Cómo se preparan?
Tenemos mucha ganas de volver a La Plata ya que desde el año pasado no tocamos ahí. Nosotros arrancamos ahí, yendo a ensayar en La Plata, porque Nico [Lippoli] tenía una sala allá. Así que nos encanta volver. Es un show nuevo que tenemos, que tiene cosas nuevas y estamos viendo si tocamos el tema nuevo o no. Pero la cosa está mutada, no es el mismo show que veníamos haciendo. Porque ya llega un punto que como artista te empezás a aburrir y buscás cambiar las cosas. Y si uno se divierte, la gente también.

*

Las Sombras se presenta el sábado 17 de agosto a las 20 h en Guajira (Calle 49 484, e/ 4 y 5, La Plata), entradas disponibles a través de LivePass.

Foto principal: Marcos Romaniello.