No hace falta saber nada sobre Patricia Highsmith para leer estos nueve relatos pero no podemos dejar de tener presente que el género en el cual más se ha sabido mover es el policial. Si bien en los cuentos hay crimen e impunidad no son el eje en el que giran, pero sí, hay cierto peritaje sobre una de las más perturbadoras condiciones sociales: el universo cotidiano de las personas.

En “Un tiro desde ninguna parte” narra el desafortunado viaje de un joven dibujante que escapa de un engaño amoroso y se refugia en un minúsculo pueblo mexicano. La idílica imagen del viaje como fuga de un sentimiento se ve frustrada por un accidente que lo obliga a regresar al mismo punto de partida donde da la sensación de que el personaje no aprendió nada.“El tic tac de un reloj de navidad” revela a partir de un incidente que tan artificial puede ser un matrimonio si se tienen conceptos muy distintos sobre un mismo tema. “No en esta vida tal vez en la otra” se resalta el miedo a la falla, al error que desemboca en el odio a sí mismo del personaje.

En Sirenas en el campo de golf Highsmith está alerta, atenta a todo aquello que sucede más allá de la superficie en donde se teje el día a día de los personajes. Pero también, en muchos cuentos, todo es realmente lo que parece y ahí es dónde se vuelve siniestro. A los personajes se les vuelcan encima toneladas de constructos sociales y clichés psicológicos y parece imposible escapar de ellos.

Si bien la mirada general es desalentadora (por no decir pesimista) resulta interesante ver que brota de las grietas de todas esas situaciones frustradas. Como ya dijo Highsmith “Los tristes creen que los vientos gimen; los alegres, que cantan.” Está en el lector también otorgar un carácter positivo a las situaciones.

Sirenas en el campo de Golf

Patricia Highsmith
2010 – Verticales de bolsillo