discos 80

30. Galaxie 500 – Today

1988 – Aurora

Galaxie 500 - Today

La primera sensación que uno tiene al escuchar Today es que fue concebido en un universo paralelo pero de ensueño. Es que sí, de principio a fin, el debut de Galaxie 500 es eso: un sueño. Sí, en su corta carrera la banda hizo tres discos en los que su sonido nunca difirió demasiado pero Today es la apertura hacia todas esas canciones que la banda crearía apenas años después. Como si fueran la versión angelical de la Velvet Underground, la banda mantiene un clima etéreo a lo largo de todo el álbum. Si bien la extrañeza de la voz de Wareham no lo convierte en un gran vocalista, a la vez eso mismo y la docilidad de su timbre lo hacen único y perfecto para cada una de las canciones, asociándose sin ningún tipo de problema a los slides originales y frescos de su guitarra, el bajo conciso de Naomi Yang y la percusión de Damon Krukowski. Quizás el mejor ejemplo de esto sea “Temperature’s Rising”. En mi opinión, los highlights de Today están en la bella “Instumental”, “Tugboat” y en el famoso cover de “Don’t Let Our Youth Go To Waste” de The Modern Lovers, la cual abrazan y hace suya de manera exquisita. Daniela Álvarez

29. Tom Waits – Rain Dogs

1985 – Island

Tom Waits - Rain Dogs

Si nunca escucharon este disco, les decimos que es una cita obligada. Porque desde el momento que tomás contacto con la ronca voz de Tom Waits te das cuenta que él no es uno más. Él es uno de esos locos que hace lo que quiere, sin importarle nada qué digan o quieran los demás. El disco nos habla de desamores desde una voz desenamorada, por momentos furiosa, cínica e irónica. Es increíble como Waits hace quedar bien arreglos de guitarras en momentos inesperados, que duran segundos. Y así con toda la gama de instrumentos que introduce en esta obra maestra como acordeones, trompetas, trombones, tubas, contrabajos y dejamos de nombrar porque nos quedaríamos sin espacio. Probablemente este disco de 1985 sea su obra cumbre, el momento de plenitud creativa y compositiva, en el que encontraremos hermosas joyas como “Clap Hands”, “Time”, “Big Black Mariah”, “Gun Street Girl” y “Anyway I Lay My Head”. Mono Rubino

28. Luis Alberto Spinetta – Kamikaze

1982 – Ratón Finta

Luis Alberto Spinetta - Kamikaze

No resultaría exagerado afirmar que Spinetta fue uno de esos artistas que grabó más de diez discos fundamentales. Entre ellos, Kamikaze sigue siendo una de esas tantas obras maestras del músico argentino. Lanzado en 1982, el álbum cuenta con un repertorio de canciones profundamente sensibles y al mismo tiempo conceptuales. El disco entero es una gran pieza conceptual, en la cual las letras se abren a un tipo de sinceridad poética poco frecuente en el rock. La evidente vocación literaria de Spinetta se desborda en este trabajo, acercándose a terrenos espirituales, como puede observarse en «Casas marcadas«, «¡Ah, basta de pensar!» y en la magna «Barro tal vez«. Pero también, esa búsqueda de paz -lejos del hippismo y de todo romanticismo cursi-, podría leerse como un signo de la época en la cual fue concebido y de las lecturas que había hecho Spinetta de Fernando Castro. Nuevamente en un contexto histórico triste para la historia de Argentina, el ex líder de Pescado Rabioso e Invisible editaba un disco cargado de poesía, con canciones hermosas, únicas en su forma y por eso mismo extrañas. ¿Qué puede decirse acerca de una canción como «Quedándote o yéndote«, compuesta junto con el mítico Eduardo Martí? Lo que podría decirse, es que lleva la mejor letra jamás escrita en la historia del rock argentino. Adrián Rocha

27. Sonic Youth – Evol

1986 – SST

Sonic Youth - Evol

Evol es el sonido perfeccionado de Sonic Youth, es el tercer disco de la banda y es con el que logran definirse en el sonido y en la formación. Con Steve Shelley ingresando en batería, el sucesor de Confusion Is Sex (1983) y Bad Moon Rising (1985) los hizo ser lo que son hoy. La búsqueda sónica se afianza, sonando ruidoso y áspero pero siempre con un pie en el pop: en Evol están algunos de los momentos más mágicos de la historia de Thurston Moore y Kim Gordon. Desde el delicioso opener “Tom Violence” hasta el caótico final de “Expressway To Yr Skull” (teniendo en cuenta el tracklist original), los riffs, los acordes y las melodías hacen de este álbum toda una obra de art-rock. Con Evol comienza el período más fecundo del grupo: le siguen Sister (1987), Daydream Nation (1988), Goo (1990) y unos cuantos más. Pero acá empezó todo. Rodrigo Piedra

26. The Stone Roses – The Stone Roses

1989 – Silvertone

The Stone Roses - The Stone Roses

Los 80’s en Reino Unido se trató de álbumes que eventualmente definieron escenas y géneros, pero pocos eran los que de manera inmediata lo lograban y de una manera masiva; el debut de Stone Roses retomó lo mejor de la psicodelia de los 60’s (con todo y vestimenta hippie actualizada) con la fiereza de los suburbios de Mánchester; esta hecatombe de siete sencillos dio la patada inicial para una explosión de creatividad que durante dos décadas afloró en la ciudad. No hay una sola banda en Inglaterra que no le daba algo a este inmortal clásico que no solo demostró que aún había mucho que hacer con una guitarra, un bajo y una batería, sino que era cuestión de decisión para que cualquiera siguiera sus pasos. Diego Álvarez Rex

25. David Bowie – Let’s Dance

1983 – EMI

David Bowie - Lets Dance

En la historia de la música no es fácil encontrar un disco que sea excelente de principio a fin y que, a la vez, la mitad del mismo sean puros hits, pero si hay alguien que puede lograr eso es el mismo David Bowie. Para Let’s Dance, Bowie a último momento descartó a su socio creativo de la último década, Tony Visconti y decidió llamar al mítico Nile Rodgers de Chic para que co-produjera el disco. No hace falta decir que el resultado fue más que positivo, la participación y la influencia de Rodgers le aportaron una bocanada de aire fresco al sonido de Bowie y en cierta manera lo ayudó a reinventarse una vez más. Como mencionamos anteriormente, el disco está repleto de hits y probablemente algunos de los más grandes de su carrera: “Modern Love”, “Let’s Dance”, “Cat People” y “China Girl”, este último un cover de Iggy Pop editado originalmente en The Idiot, el debut como solista de Pop de 1977, el cual había sido producido por, oh casualidad, Bowie. La influencia disco de Rodgers es evidente, canciones como “Shake it”, “Ricochet” y hasta la que le da nombre al disco son muestras irrefutables de esto. Cabe mencionar que el álbum también cuenta con las participaciones del bajista de Chic, Bernard Edwards en el track “Without You” y del virtuoso Stevie Ray Vaughan, participación que sería fundamental para la carrera del guitarrista. Daniela Álvarez

24. The Clash – Sandinista!

1980 – CBS / Epic

The Clash - Sandinista

El cuarto disco de los ingleses es el más variado musicalmente, el más largo (fue lanzado como álbum triple). Un año antes, en Nicaragua, el Frente Sandinista de Liberación Nacional había derrocado al dictador Anastasio Somoza. Los Clash, con Joe Strummer a la cabeza, homenajean la lucha latinomaericana con un disco histórico. Martín Sanzano

23. Beastie Boys – Paul’s Boutique

1989 – Capitol

Beastie Boys - Pauls Boutique

Paul’s Boutique, un disco seminal en la historia de la música contemporánea y en la historia del hip-hop, son factores estéticos y raciales los que explican su fuerte impacto: tres blancos demostraron que podían hacerlo, mientras niggas del barrio como Snoop Dogg “les daban el ok”. Contrariamente a lo que el sonido Brooklyn del disco expresa (léase urbano y nutrido de muchos géneros), el álbum fue concebido en Los Ángeles en base a samples que recorren el camino que va del pop negro y rebelde de Curtis Mayfield al hard rock de Zeppelin. Boutique, al igual que la película de Spike Lee Do the Right Thing (1989), muestra la pluriculturalidad, el caos y el sincretísmo que se vivía en las calles de Brooklyn hacia fines de la década. Un LP que plantó una bandera y comenzó el lento proceso de des-guetificación del hip hop por el que se transformó en música pop, expandiendo su lenguaje hacia ritmos latinos, aplicando técnicas dub, y experimentando con todo esto. Ismael Viñoly

22. Nirvana – Bleach

1989 – Sub Pop

Nirvana - Bleach

Cuando se habla de Bleach, se habla del germen, siempre a la sombra del pulido Nevermind. Acá todavía está todo crudo y en carne viva; sale como sale, pero sale. Son conocidas las historias sobre la rapidez de la grabación y las letras hechas en el día anterior. Bleach arranca con urgencia, sacando todo afuera: bronca, angustia y decepción. Hay caos, ruido, algunas melodías geniales y promesas de lo que está por venir. Un revuelto de influencias marcadas por punk, hard rock, metal y pop. El distintivo carisma y versatilidad de Cobain deja entrever en algunas canciones brillantes, como «About a Girl«, «School» o «Blew«, una sensibilidad que sobresale por sobre el resto de la efervescente escena grunge. Mariano Rosales

21. David Bowie – Scary Monsters (and Super Creeps)

1980 – RCA Records

David Bowie - Scary Monsters and Super Creeps

El comienzo de la nueva década encuentra a Bowie mirando tanto hacia lo ya recorrido como hacia el futuro, revisitando sus diferentes sonidos y expandiéndolos (en un gesto que no repetiría tan claramente hasta The Next Day). Tomando elementos de la experimentación de la trilogía de Berlín (nuevamente colabora con Tony Visconti y Robert Fripp), haciendo referencias a los comienzos de su carrera y sus sucesivos cambios, Scary Monsters actúa como despedida de esos períodos. Con sintetizadores, guitarras erráticas, ritmos frenéticos, elementos arremolinados de new wave, post-punk, pop y rock, captura y ayuda a definir el sonido de la transición hacia los años ochenta. Usualmente considerado como su última gran obra maestra, Scary Monsters es un album intrincado y complejo, pero aún así de muy fácil acceso, que suena especialmente fresco dentro de la gigantesca discografía del duque blanco. Mariano Rosales