Noticias
|
26/08/2021

Adrián Bello canta con crudeza sobre las relaciones en su nueva canción: "Todo lo que sube"

En esta canción, Adrián eligió hablar de las relaciones amorosas, echando mano a una cierta crudeza para retratar ese momento en que la magia se esfuma y se abre la situación para el cambio y la renovación.

El cantante y compositor limeño Adrián Bello acaba de estrenar su nuevo single "Todo lo que sube". Este tema formará parte del segundo disco de Bello que tiene planeado su estreno para 2022 y es el tercer sencillo que lanza en este 2021. El artista oriundo de Perú ha publicado los singles "Brasil" y "Una noche más" junto a Esteman en lo que va del año y desde 2020 que se viene abriendo paso en el panorama del pop en español, con letras tan naturales como sinceras y un sonido fresco y moderno.

Para "Todo lo que sube", Adrián eligió hablar de las relaciones amorosas, echando mano a una cierta crudeza para retratar ese momento en que la magia se esfuma y se abre la situación para el cambio y la renovación. "Este single se trata sobre las relaciones y lo que significa compartir tu vida con alguien más, abordando el amor y el romanticismo de una manera bastante realista y destrozándole de fantasías y cuentos".

Adrián Bello. Foto: Gentileza de prensa.

La producción y mezcla de esta nueva canción estuvo a cargo de David Chang y llegó acompañada de un videoclip que fue obra de Dani Reds. En su canción, el artista también incluye mensajes de militancia sobre la visibilidad LGBTIQ+, al pronunciar: "Dos hombres de la mano, por fin ya no es algo raro. Pero tuvieron tantos que ocultarlo para que ahora yo pueda cantarlo".

"Musicalmente, creo que la canción funciona como un desfogue, te provoca saltar, bailar y sentirte libre. Y es que, a mi parecer, abordar las contradicciones y complicaciones de la vida con honestidad, siempre resulta sumamente liberador", expresó Bello sobre su flamante lanzamiento. Así, "Todo lo que sube" se presenta como una simple pero pegadiza melodía del más puro pop, en el que se destaca el brillo de la armonía y el ritmo tan delicado como bailable.