Foto: Taschen

Ninguna persona es solo una de sus facetas. Mucho menos, la que los medios quieren mostrar de ella cuando es famosa. Tal premisa aplica a la perfección en el caso de Amy Winehouse. Lejos de la imagen de drogadicta llena de trastornos, sus allegados siempre resaltan su carácter alegre y afectuoso. Así que a siete años de su trágica muerte, Blake Wood, quien la conoció en el mejor momento de su carrera, ahora presenta un libro de fotos para recordarla de una manera más amable.

En esa publicación con 85 postales editada por Taschen, se puede ver a la joven artista viviendo momentos felices. O por lo menos, se la retratra muy relajada paseando a caballo, jugando en la playa o ensayando algunos instrumentos. Las locaciones de la mayoría de esa fotografías fueron París, Londres y Santa Lucía. Para entonces, Amy acababa de divorciarse y estaba libre de drogas.

Según comentó en varios comunicados oficiales, Wood quería mostrar que no todo en la vida de ella fue tan caótico y oscuro. Al respecto anotó:

“Esta no es la falsa narrativa de la fatalidad que se ofrece en los medios de comunicación. Ella era un alma brillante y amorosa que logró increíbles triunfos personales y estas imágenes capturan eso”.

Te invitamos a mirar algunas de esas fotografías a continuación.

Foto: Taschen
Foto: Taschen
Foto: Taschen
Foto: Taschen
Foto: Taschen
Foto: Taschen