El Museo del Barrio, una institución ubicada en el Upper Manhattan de New York City, canceló una exhibición que iba a estar dedicada al artista y director chileno, Alejandro Jodorowsky, después de que activistas comunitarios del East Harlem levantaran objeciones sobre una controversial entrevista de hace décadas atrás en la que Jodorowsky afirmó haber violado a uno de sus co-estrellas.

Según el sitio ArtNews, los activistas estaban preocupados por las declaraciones hechas por el trasandino en 1972 en las que aseguraba haber abusado a la actriz Mara Lorenzio en cámara para una escena de violación en la película El Topo de 1970.

En un comunicado enviado al citado medio, la institución señaló:

“El Museo del Barrio está evaluando continuamente las formas en que avanzamos en nuestra misión dentro del panorama social y político en evolución. Esto incluye una revisión continua de nuestra programación. Tras evaluar la exposición planificada de Alejandro Jodorowsky, hemos decidido no seguir adelante con la presentación en este momento».

«No podemos respaldar las palabras que van en contra de la identidad y el contexto que sirve El Museo», dijo el director la institución, Patrick Charpenel, a ARTnews por teléfono. “Comenzamos a entender que este no era el momento ni el contexto adecuado. Fue un proceso”.

«Siempre tenemos que estar conectados con nuestras audiencias y nuestra misión como institución», agregó Charpenel.

El Topo, un western surrealista que Alejandro escribió, dirigió y protagonizó, se convirtió en un clásico de culto y se ha exhibido en instituciones artísticas como el Museo de Arte Moderno (MoMA) de New York.

En el libro El Topo: A Book of the Film, que recopiló una colección de entrevistas con Jodorowsky, el cineasta dijo lo siguiente sobre la escena: “Fuimos al desierto con otras dos personas: el fotógrafo y un técnico. Nadie más. Yo dije: ‘No voy a ensayar. Sólo habrá una toma porque será imposible repetirla. Comiencen a grabar sólo cuando yo se los indique. Entonces le dije: ‘El dolor no duele. Golpeame’. Y ella me golpeó. Le dije: ‘Más fuerte’. Y ella comenzó a pegarme muy fuerte, lo suficiente como para romper una costilla… Me dolió durante una semana. Después de que me había golpeado el tiempo suficiente y lo suficientemente fuerte como para cansarla, dije: ‘Ahora es mi turno’. Rueden las cámaras’. Y yo realmente… Yo realmente… Realmente la violé. Y ella gritó”.

Aún así, en una conversación con la revista Empire en 2007, Jodorowsky se retractó diciendo: “No violé a Mara, pero la penetré con su consentimiento».