|
19/01/2021

Coronavirus: Estudio del Primavera Sound revela que no hay tasa de infección en conciertos

Se conocieron los resultados del evento de prueba que el popular festival español llevó a cabo el mes pasado.

Primavera Sound 2018 - Foto: Gimena Zaballa

El mes pasado, los organizadores del festival Primavera Sound junto con el Hospital Germans Trias de Barcelona y la Fundación Lucha contra el Sida y Enfermedades Infecciosas llevaron a cabo el PRIMACOV, un evento de prueba celebrado en Barcelona al que asistieron mil personas y se desarrolló en un lugar con capacidad para 1600 almas.

Recientemente, el estudio efectuado en aquella oportunidad para evaluar las posibilidades del regreso de show sin distanciamiento social reflejó que no se encontró tasa de infección.

De los mil participantes, 463 terminaron yendo al concierto y 496 colocados en un "grupo de control", sin acceso al lugar. A su vez, todos los involucrados tomaron una prueba de antígeno COVID-19 la misma fecha, lo cual repitieron ocho días después para una prueba de seguimiento que arrojó cero positivos entre las 463 personas que asistieron al recital y dos en las 496 en el “grupo de control”.

Primavera Sound 2018 - Foto: Gimena Zaballa

Según reportó NME, los autores del estudio, Boris Revollo y Josep M Llibre, creen que las pruebas rápidas utilizadas en su evento podrían implementarse fácilmente en otros espectáculos musicales.

"Asistir a un concierto de música en vivo con una serie de medidas de seguridad que incluían una prueba de antígeno negativa para el SARS-CoV-2 realizada el mismo día, no se asoció con un aumento en las infecciones por COVID-19", revelaron a través de un comunicado, y agregaron: "Con suerte, estos datos allanarán el camino para salvar los recitales en vivo durante la pandemia de COVID".

Estos resultados siguen la línea de otras conclusiones arrojadas por pruebas recientes realizadas en Alemania sobre la transmisión del coronavirus en conciertos en interiores, las cuales demostraron que el medio ambiente presenta un riesgo "bajo a muy bajo" para los asistentes de contraer la enfermedad, mientras que otro test asegura que el riesgo de infectar a alguien en un lugar "a través del aerosol casi se puede descartar la transmisión”, siempre que el recinto tenga suficiente suministro de aire fresco y que todos los asistentes usen mascarillas.