Que Kurt Cobain fue un adelantado para su época no es novedad. Uno de los pioneros del grunge, un rebelde total y un subversivo de los códigos del mercado musical que rompió estandartes desde lo más alto.

Si bien se conocen pocas entrevistas en el corto tiempo que duró su carrera, en los últimos días se ha dado a conocer una charla con un periodista canadiense donde el músico de Seattle habla sobre el hip hop y el rap. La entrevista data de 1991, momento en que este género había tomado alta visibilidad. Si bien Cobain declara que le gusta el rap también apuntó sobre el machismo declarado de las letras:

“La mayoría es tan misógino que ni siquiera puedo lidiar con eso. Realmente no soy tan fanático. Lo respeto y me encanta porque es una de las únicas formas originales de hacer música”.

Y continúa apuntando contra los nuevos raperos blancos, apropiándose de un género creado por negros:

“El hombre blanco estafó al hombre negro el tiempo suficiente; deberían dejar la música rap a los afroamericanos. El hombre blanco que hace rap es como mirar bailar a un hombre blanco. No podemos bailar, no podemos rapear”.

Estas declaraciones feministas poco tenían de común a comienzos de los ’90 y mucho menos viniendo de un hombre. La lucha feminista contemporánea apunta permanente contra la misoginia de muchos artistas, lo cual también lleva a un paulatino cambio en los contenidos líricos y a una revisión de letras que siempre hemos cantado de manera “natural” sin reparar en el peso de las palabras.