|
01/05/2019

La Red Bull Batalla de los Gallos se queda sin regionales en Argentina

Red Bull Batalla de los Gallos 2018 - Foto: Gustavo Cherro / Cortesía de Red Bull

La Red Bull Batalla de los Gallos lanzó el primer comunicado referido a cómo se va a desarrollar la competencia en este 2019. El anuncio salió este domingo 28 de abril a través de las redes sociales, e informa que este año no habrá regionales sino que, mediante los tradicionales videos de audición, los gallos irán directo a la Final Nacional en octubre.

El primer paso de la búsqueda por la inclusión de MCs interinos, al menos post parón, fue en 2017. Ese año el método de clasificación sería cuanto menos extraño: seis salían de tres regionales en Córdoba, Mendoza y Buenos Aires; dos de la tabla del torneo de El Quinto Escalón y siete elegidos por video, más Papo que había salido campeón el año anterior y había clasificado de forma directa. Lo curioso de esta metodología es que, habiendo participado y perdido en alguna regional, igualmente se podía clasificar a la Final Nacional por video. Ese fue el caso de Dozer y MP.

El segundo paso en esta dirección, y el que nos hizo sacar más de una sonrisa a todos los que vemos con buena cara la depresión de este unitarismo que achaca a Argentina desde siempre, fue en 2018. Red Bull anunció que las 16 plazas para la Final Nacional se iban a jugar en cinco regionales distintas: dos en Buenos Aires y las otras en Mendoza, Rosario y Córdoba. En cada una, los tres primeros ganarían el pase al Luna Park y los cuartos puestos iban a una votación exclusiva para residentes en Argentina.

Dozer vs Killato, MC misionero salido de la regional mendocina - Foto: Gustavo Cherro / Cortesía de Red Bull

Que solo se pudiera clasificar por regionales obligaba a los MCs de renombre a tener que rebajarse a competir en un campo más chico y con otros raperos de menor jerarquía que tranquilamente podían dejarlos expuestos, lo que hizo que muchas estrellas decidieran seguir de largo y tomarse un año sabático. Debido a la ausencia de grandes nombres y a la baja tempranísima de Papo en la Final Nacional, tuvimos como resultado una de las competencias más flojas en cuanto a nivel de todo el circuito '18 de RBBDLG. Esto fue un golpe bajo para la escena argentina, que creía en el país como una potencia mundial y se vio amenazada por el subidón de las nacionales caribeñas.

Sin embargo, con esta noticia volvemos a dar un paso atrás en la búsqueda por la federalización de la escena. Lo que había sido un acierto enorme por parte de Red Bull en darle la oportunidad a las provincias de mostrar de qué están hechas, hoy es una regresión a las acusaciones del tipo "lo hacen para que haya más nivel" o "solo importa el nombre, no las audiciones." El repudio de los fans no se hizo esperar, incluso, una cuenta de Twitter abrió una colecta de firmas en Change.org (a día de hoy no tiene ni una) para que Red Bull dé marcha atrás con esta decisión y se hagan regionales como estos dos últimos años.

El under argentino, por su parte, también se sintió atacado. Potenciado por las competencias fuertes y de amplia visibilidad como Cultura Rap y Misión Hip-Hop, los prospectos que salieron de allí veían con buenos ojos dar el batacazo en las regionales y así convertirse en sorpresas y quedar en boca de la escena internacional. Hoy esa idea se difuminó, y la clasificación a la Final Nacional se les puso cuesta arriba.

Asimismo, se acotan las chances de que aparezcan nuevas figuras del interior del país como Sub, Nova o Peqo Flow y volvemos a quedar en evidencia ante el mundo por nuestra incapacidad de actuar en favor del recambio generacional. Mientras otros países no se cansan de sacar a la luz jóvenes como Tirpa, Sweet Pain, Red One, Yoiker, Barón o Pepe Grillo, nosotros seguimos impidiendo que nuevas identidades irrumpan en las grandes competencias.

Nadie niega que las dos últimas nacionales no tuvieron un nivel óptimo (en 2017 ninguno de los seis clasificados por regionales pasó la primera ronda). Se notó en directo y en las reproducciones de los videos oficiales: la Final Nacional de 2016 tiene más de 13,2 millones y la de 2018 poco más de 4,7 millones. Sin embargo, lo que se tendría que hacer con respecto a estos dos años era tomarlos como un período de transición y consolidación de las provincias más rezagadas. Ahora solo resta esperar a que algún interino rompa con los esquemas en esta Nacional y despeje las dudas de que el interior sí tiene cosas para decir.