¿La historia del punk rock y de la escena rebelde anglo hubiese sido la misma sin la existencia del CBGB? Es muy probable que no. La apertura de dicho local al público en 1973 y su intención de tenderle una mano a los artistas irreverentes de aquel tiempo, tuvieron la importante consecuencia de crear una hermandad entre ellos y, sin dudas, marcó una gran diferencia en sus carreras. Desde Ramones hasta Patti Smith, Television, Talking Heads y Blondie fueron protagonistas habituales en su pequeño pero importante escenario.

Ahora bien, en unas semanas aterrizará en el Centro Cultural Borges (Viamonte 525, Ciudad de Buenos Aires) una exposición de fotografías tomadas por Roberta Bayley, quien fue la encargada de retratar la actividad de ese conocido bar durante sus primeros años, con lo cual fue testigo de primera mano del nacimiento de esa escena y de hecho, una de sus capturas fue elegida por los Ramones para la portada de su primer álbum.

La muestra gráfica en cuestión se inaugurará el 7 de septiembre y se extenderá hasta el 30 del mismo mes. En todo caso, ha sido titulada Ramones & CBGB, del caos a la cultura. Asimismo, Bayley participará como invitada especial en el festival Buenos Aires Photo, evento que sucederá del 7 y al 9 de septiembre en el predio de La Rural, en Palermo.

Sobre su mudanza a la ciudad de Nueva York durante los ’70 esto fue lo que comentó Roberta en entrevistas pasadas:

“Crecí en San Francisco y llegué a Nueva York durante la primavera de 1974. Viví en Londres dos años y Nueva York se veía muy activa en comparación: la ciudad estaba en bancarrota, los alquileres eran baratos así que la pobreza estimulaba la imaginación”.

Más adelante también habló de cómo terminó vinculada con esa inquieta escena:

“En enero de 1975, el manager de Television, Terry Ork, me ofreció trabajar en la puerta del CBGB los domingos por la noche. Ese fue mi trabajo durante cuatro años, cuando cada vez más bandas venían a tocar”.

Debbie Harry y Chris Stein por Roberta Bayley

Asimismo, confesó que a fines de esa década se retiró de allí y se fue a trabajar con Blondie, con quien más adelante mantuvo una gran cercanía.

Te invitamos entonces a visitar esa muestra que refleja todo el espíritu de una breve pero intensa era durante la cual los paradigmas de la música y la cultura juvenil cambiarían para siempre.