Hace unos días contábamos que el rapero R. Kelly estaba cada vez más complicado luego de que salieran a la luz nuevas denuncias en su contra referidas al abuso sexual de varias mujeres, entre ellas menores de edad.

Ante esta situación, el artista fue acusado de diez cargos y luego de entregarse a la policía de Chicago, pasó tres noches en prisión. Sin embargo, tras declararse no culpable de los cargos, pagó una fianza y salió en libertad.

Según reporta el sitio SPIN, lo primero que hizo tras salir de la cárcel fue ir a un McDonald’s. Pero claro, no cualquier McDonald’s. Kelly fue al mismo local de River North en el que aparentemente, allá por 1998, conoció a una menor de edad a la que embarazó y luego obligó a abortar.

Esa no fue la única vez que Kelly asistió al local de comidas rápidas en busca de chicas, ya que como cuenta James Lee en el documental R Kelly: Sex, Girls and Videotapes, el rapero solía ir a ese McDonald’s y luego regresar al estudio de grabación con una o dos jóvenes.

R. Kelly tendrá que presentarse en la corte el 22 de marzo y podría ser condenado a entre tres y siete años de prisión por cada una de las acusaciones.