La incertidumbre sobre el paradero de Pity Álvarez ha terminado, así como las dudas sobre si había sido él quien disparó una pistola para acabar durante la madrugada del jueves 12 de julio con la vida de Cristian Díaz, un hombre de 36 años.

Sabemos que los lamentables hechos antes descritos sucedieron en Lugano, al sur de la Ciudad de Buenos Aires, asimismo se habían dado a conocer varios testimonios que confirmaban al citado cantante de rock nacional como autor del asesinato, entre ellos el de su propia novia.

Ahora fue dado a conocer por la prensa televisiva el momento en el que Pity llega con su abogado en un vehículo y, visitiendo un gorro de lana, lentes de marco blanco y una campera multicolor, se baja del auto y confiesa con aparente calma: “Lo maté porque era entre él y yo” ante la pregunta de un reportero sobre si había sido él quien disparó en contra del fallecido Cristian.

De igual manera, el líder de bandas como Viejas Locas e Intoxicados, alegó hoy cerca de las 7 de la mañana frente a las cámaras:

“Cualquier animal hubiera hecho lo mismo”.

Lo cierto es que será bastante difícil que su intención de demostrar que actuó porque fue agredido llegue a buen puerto porque, según confirmó la policía, a la víctima del crimen no se le encontró un revolver de ningún calibre, ni una arma mortal, por lo cual sería bastante complicado asegurar que la vida de Álvarez corrió igual peligro durante su pelea. Recordemos en todo caso que los tres factores totalmente necesarios para que haya lugar a “legítima defensa” son: que exista una agresión ilegítima, una necesidad racional del medio empleado para impedirla o contrarrestarla, así como una falta de provocación suficiente por parte de quien actúa en defensa propia. Por otra parte, el historial del músico en cuanto situaciones penales no lo ayudará mucho.

El rockero tendrá también que explicar la razón de su huida tras disparar, que fue registrada por cámaras de seguridad de la zona, además del motivo que dio comienzo al altercado.

En todo caso, otros detalles señalados por Pity en su diálogo con los periodistas fueron el hecho de que él y el otro hombre no eran amigos, y que según él, el fallecido se dedicaba a robar. También negó que la disputa se haya originado en razón de drogas ilegales. Algo que está siendo comentando en redes sociales sobre este video es que cuando al comienzo del mismo le preguntaron al músico cómo se encontraba, él contestó: “Perfecto”. Sin embargo, es preciso aclarar que dicha conversación con la prensa no tiene el valor legal de una confesión.

Ahora que Pity se encuentra en manos de las autoridades, esperaremos entonces los primeros pronunciamientos oficiales por parte de la rama judicial sobre el avance de este delicado caso que ha tenido tanta repercusión a nivel nacional.

Comunidad Indie Hoy