Noticias
|
20/02/2021

El heavy metal y el pop de los 80 ayudan a reducir la ansiedad, según un nuevo estudio científico

El experimento se llevó a cabo en Turquía y demostró que este tipo de música reduce la presión sanguínea como resultado de su nostalgia optimista.

Pet Shop Boys (Foto: Facebook de Pet Shop Boys) / Wham!

Que el pop de los 80 es uno de los géneros que más felices nos hace no es una novedad, pero ahora existe un estudio que sustenta y explica científicamente por qué amamos tanto estas canciones. Fue en Turquía que se llevó a cabo un experimento que demostró que este tipo de música reduce la presión sanguínea como resultado de su nostalgia optimista.

El estudio impulsado por la empresa turca Vera Clinic, dedicada a la reconstrucción de cabello, buscaba justamente la vinculación entre la pérdida de pelo y el estrés. Para esto, contó con 1.540 voluntarios de entre 18 y 65 años. Los oyentes fueron monitoreados mientras se reproducían ciertas canciones de diversos géneros desde Spotify, controlando su presión sanguínea y su ritmo cardíaco.

Canciones de Wham!, Pet Shop Boys y Duran Duran resultaron más efectivas en la disminución de la presión sanguínea, comparadas con otras de los 10 géneros musicales a los que fueron expuestos los voluntarios. Muy cercano a esto, otros géneros que también probaron su efectividad a la hora de reducir la presión sanguínea y, por ende, la ansiedad, fueron canciones pop de los 90 de Kylie Minogue, otras de Rihanna y también Black Sabbath, siendo el heavy metal un género también efectivo.

Black Sabbath - Foto: Gentileza de BMG

"Los hits de pop de los 80 puede tener una nostalgia positiva para mucha gente. Su ritmo enérgico y los sonidos fiesteros pueden inducir a la liberación de endorfinas y serotonina en el cerebro, ambos generando que se incrementen los sentimientos de calma y felicidad. Música 'enfadada' como el heavy metal, por su parte, puede ayudar a los oyentes a procesar sus sentimientos y como resultado de eso, llegar a un mayor bienestar", explicaron los expertos a cargo del experimento.

Por otro lado, el género que más aumentó la presión sanguínea fue el techno, causando este efecto en un 78% de los voluntarios. A partir de una tabla que contiene los diferentes aspectos físicos que se analizaron, se obtuvo la información de que los géneros menos relajantes de todos resultaron ser el jazz y blues, los clásicos de los 60, dubstep, el rock de los 70 y el techno.