Noticias
|
20/07/2021

Teatros, cines y centros culturales aumentan el aforo: Cómo son las medidas

Frente al control de casos de covid, las restricciones han mermado y se ha modificado el aforo para teatros, cines y centros culturales, que ya pueden funcionar con una capacidad máxima del 50% cumpliendo con los protocolos correspondientes.

Este martes se han anunciado nuevas medidas para la realización de eventos culturales en la Ciudad de Buenos Aires que se traducen en buenas noticias para el público y los trabajadores y trabajadoras de la cultura. Frente al control de casos de covid, las restricciones han mermado y se ha modificado el aforo para teatros, cines y centros culturales, que ya pueden funcionar con una capacidad máxima del 50% cumpliendo con los protocolos correspondientes.

De acuerdo a lo informado, "estos lugares pueden extender el horario de cierre hasta las 12 de la noche. Asimismo, se suman visitas guiadas a museos, se aumenta la capacidad máxima de cantidad de personas en los sets de filmación y se permiten los bailes en pareja. Siempre bajo estrictos protocolos". En cuanto a los sets de filmación, se permite un máximo de 50 personas y debe ubicarse una persona cada 15 metros cuadrados. En lo que respecta a escuelas de danza, se permitirá el baile en parejas siempre y cuando se trate de personas que habitualmente bailen en conjunto.

Para las actividades escénicas también se mencionan ciertos protocolos como "escenas o representaciones que requieran mayor cercanía, las que podrán realizarse utilizando máscara facial o tapabocas, a menos que sean escenas o situaciones que impliquen momentos casuales de corta duración que no pueden tener una duración superior a 1 minuto, sin frontalidad cara a cara, donde no se requeriría el uso de los mismos".

Si bien las restricciones aún no permiten realizar las actividades artísticas y culturales de la manera habitual, estas nuevas medidas anticipan la vuelta de la actividad cultural con mayor fuerza. Si bien se han buscado alternativas para la realización de eventos, talleres y funciones por streaming, el público demanda la vuelta de la presencialidad y los hacedores y hacedoras culturales también precisan de esta modalidad para hacer su actividad nuevamente rentable.