El Primavera Sound 2019 entregó una semana grandiosa plagada de decibelios y pasión por la música en muy diversos registros. Si el cartel de este año había generado muchos comentarios por parte de los aficionados más puristas, la realidad es que el festival ya lleva años abriendo el abanico de su oferta. Y este año, más que nunca, había muchas opciones diferentes para montarse un festival a gusto del consumidor.

El Primavera Sound 2019 cierra con cifras apabullantes, superando de nuevo los 220.000 asistentes. Además, durante los días del festival se anunció la llegada del Primavera Sound Los Ángeles el 19 y 20 de septiembre de 2020, celebrando el 20º aniversario del festival. La celebración de estas dos décadas de vida empezará con Primavera Weekender, un festival de dos días en Benidorm el próximo mes de noviembre. También ya se confirmó la primera banda para Primavera Sound 2020 Barcelona y para NOS Primavera Sound 2020 en Porto: Pavement regresará para ofrecer dos únicos conciertos.

El lunes 27, como es habitual, la Sala Apolo abrió sus puertas para dar el pistoletazo de salida y recibir a los primeros abonados. De los conciertos de ese día nos quedamos con Deerhunter. La banda liderada por Bradford Cox, viejos conocidos del Primavera Sound, ofrecieron un recital completo y variado. A sus ya clásicos temas se incorporaron maravillas como «Futurism», corte de su nuevo trabajo Why Hasn’t Everything Already Disappeared? (4AD, 2019). Cox se mostró muy hablador y nos recomendó no perdernos el show de Cate Le Bon al día siguiente. El martes 28 en la misma Sala Apolo, nos adentramos en el emotivo mundo de la artista galesa. Una voz majestuosa y un directo de gran calidad justificaron el llenazo de la sala. Le Bon es además productora y está detrás de la producción del último LP de Deerhunter. El martes también trajo una noche cargada con nombres como Homeshake y We Will Fail. Destacamos el potente directo del proyecto de la polaca Aleksandra Grünholz, que convirtió la Sala 2 de Apolo en una pista de baile. No en vano su último LP se titula Dancing (Refined Productions, 2018): la fiesta ya estaba desatada.

Deerhunter – Foto: Paco Amate
Cate Le Bon – Foto: Paco Amate

Mientras el Parc del Fòrum celebraba la jornada inaugural, el miércoles 29 tuvo lugar la ya clásica fiesta inaugural del Primavera Pro en el CCCB. Se trata de un encuentro en el que se nos dio la bienvenida con música local, tapas y vinos de la tierra. Catalan Arts, la marca que la Generalitat de Cataluña usa para la promoción internacional de la música catalana, se encargó de ofrecer tres actuaciones a cargo de prometedoras bandas de la escena catalana, como son Agost, Retirada! y Museless. Especial mención merecen Retirada! y esa aproximación catalán al post-rock.

El jueves 30 de mayo tocaba ya trasladarse al Parc del Fòrum, armarse de zapatillas cómodas y prepararse para recorrer kilómetros a pie. El recinto sigue creciendo, con el área del Primavera Bits multiplicada por dos con cuatro escenarios, llegando hasta la playa de Sant Adrià de Besòs. Desde primera hora el público se encontró con nombres como The Necks, el trío australiano de jazz experimental con una trayectoria de más de 30 años. Otras propuestas más recientes pero igual de atractivas coparon las primeras horas, como Soccer Mommy, el proyecto de la estadounidense Sophie Allison, y Dream Wife, una girl band de Brighton que viene pisando fuerte.

La presentación de Stephen Malkmus and The Jicks demostró que el Sr. Malkmus está en plena forma. Ahora ya sabemos que Pavement vendrá por Barcelona el próximo año, pero el trabajo del californiano, en solitario o con esta banda, tiene recorrido por sí solo. Muestra de ello fue el disco que sacaron el año pasado, Sparkle Hard (Domino Records), que sonó maravilloso sobre el escenario del Primavera Sound. Temazos como «Bike Lane» se degustaron bajo el sol de una tarde todavía larga. Sus riffs noventeros dejaron claro que el Primavera Sound todavía tiene un hueco para el estilo alternativo y característico de siempre.

Stephen Malkmus and The Jicks – Foto: Paco Amate
Courtney Barnett – Foto: Christian Beartrand

Big Thief eran otro de los atractivos de la jornada; lo mismo que Clairo, con su dulzura y juventud, que invitó al escenario a Cuco para uno de sus temas. También merecía la pena ver a Stiff Little Fingers, pero el apretado programa del festival condujo nuestro destino a la que iba a ser, a nuestro juicio, la mejor actuación del día: Courtney Barnett. Poco hace falta decir ya de esta artista australiana cuya carrera es indiscutible: bastó con escuchar los primeros acordes de «Avant Gardener» para caer rendidos a su talento. Algo tiene Courtney que atrapa. Su peculiar forma de tocar la guitarra, sus letras y su garra sobre el escenario lo dejan claro. Tampoco le hace falta hablar demasiado, su poderío a las seis cuerdas es más que suficiente para engancharnos. Nos habría encantado verla tocar con Kurt Vile alguno de los temas de su brutal disco conjunto, Lotta Sea Lice (Marathon Artists, 2017), pero Kurt tocaba al día siguiente. Eso sí, nos deleitamos con artefactos como «I’m Not Your Mother, I’m Not Your Bitch», plagado de guitarrazos, o el reciente tema «Everybody Here Hates You».

Del resto de una jornada marcada por nombres como Interpol y Erykah Badu, destacamos la presencia de los míticos Guided By Voices. Esta era una oportunidad de oro para ver a la banda liderada por Robert Pollard, quienes no defraudaron y ofrecieron un completo recital que incluyó sus hits «Game of Pricks» o «I Am A Scientist». Cambiando totalmente de registro nos adentramos en el Primavera Bits, donde Yung Beef montó su propio circo en un escenario a medida, El Punto by Adidas Originals, una pista urbana con olor a goma que sirvió de feudo al trap patrio más urbano. En la playa, la misteriosa Sophie y sus trallazos embrujaron el Escenario Lotus. La actuación de la escocesa, escoltada por una pantalla que mostraba su nombre con letras negras sobre fondo rosa, fue contundente y acorde a la hora en la que estaba programada, casi la una de la madrugada. Contundente fue también el sonido de Nitzer Ebb, abanderados del sonido EBM de los 80 que tras un parón de unos años regresaron la pasada década con fuerzas renovadas. En el escenario Adidas Originals nos teletransportaron en el tiempo con su sonido industrial. La noche se coronó con las presentaciones de Empress OfFKA twigs, Maribou State y Mykki Blanco. Más variedad es imposible.

Sophie – Foto: Sharon Lopez

*

Foto principal: Gime Zaballa.