Walter White nos ha dejado un sinfín de frases memorables, que han plagado la internet de memes y que quedaron en la memoria colectiva como ya épicas, dentro del mundo del cine y la televisión. «I am the one who knocks», «I am not in danger, I am the danger», «Say my name», «Stay out of my territory» y podríamos seguir con muchas más.

Si bien Bryan Cranston ha desarrollado otros papeles interesantes en cine y televisión, resulta muy difícil no vincularlo siempre con el profesor de química que se convierte poco a poco en un productor y traficante de metanfentamina. En el décimo aniversario del estreno del capítulo piloto de Breaking Bad, Entertainment Weekly entrevistó al actor y le hizo la pregunta del millón: ¿Cuál es su frase favorita?

Seguramente habrá sido muy difícil elegir una sola luego de 5 temporadas y un total de 62 capítulos, pero Cranston tomó su decisión y no eligió precisamente la más popular, sino que su favorita se compone de sólo dos palabras:

«Tread lightly».

La frase pertenece a uno de los capítulos finales, en los que su cuñado Hank ya lo ha descubierto, luego de haber jugado al gato y al ratón por cuatro temporadas. Hank está desorientado, siente que no reconoce a Walter: “I don’t know who you are… I don’t even know who I’m talking to” [«No sé quién sos… ni siquiera sé a quién le estoy hablando»].

A lo que nuestro antihéroe responde, amenazante, aunque angustiado y sin dejar de hacer contacto visual:

“If that’s true, if you don’t know who I am… then… maybe your best course would be to tread lightly” [«Si eso es cierto, si no sabés quién soy… entonces… quizás deberías ir con cuidado»].

Esta advertencia que hace Walter, «ir con cuidado», es un guiño que el actor utiliza a menudo, incluso cuando le toca firmar autógrafos, es la frase que elige para dedicar a sus fans y explica por qué:

«Primero que nada, son sólo dos palabras así que lo escribo rápido. Así que así es, lo confieso. Hay una conveniencia y una economía en esa frase. Disfruto la brevedad».

Hace poco, Cranston reveló cuál fue la escena de Breaking Bad que más lo impactó.