No hay dudas que el mundo de las biopic está viviendo un poderoso renacimiento y cada vez son más los personajes reconocidos que ven cómo su vida es llevada a la pantalla. Solo en Argentina tenemos numerosos ejemplos como la película de Gilda y Rodrigo, la serie de Maradona, Carlos Tévez y Susana Giménez, así como también la de Carlos Monzón.

Sin embargo es esta última la que despertó revuelo e hizo que muchísimos nos preguntáramos si realmente todas las historias merecen ser contadas y llevadas a la ficción. Es que, catalogado como uno de los boxeadores argentinos más influyentes y relevantes de la historia local, Monzón también es el asesino de su pareja Alicia Muñiz. Y no deja de resultar extraño que en medio de la poderosa lucha feminista, se brinde tiempo de pantalla a quien hoy definimos como un femicida.

¿Qué es lo que sabemos de la producción?

Definida como una biopic pero también como una historia criminal, la primera temporada de Monzón cuenta con 13 episodios que van a terminar de ser filmados durante diciembre. Explorando la historia del boxeador (su juventud y carrera), la serie también se centra en cómo Monzón asesinó a su pareja y su condena posterior.

Dirigida en su totalidad por Jesús Braseras, Carla Quevedo es la responsable de dar vida a Muñiz mientras que Jorge Román y Mauricio Paniagua interpretan al boxeador en diferentes etapas de su vida. Junto con ellos el elenco se completa por Celeste Cid (Susana Giménez), Paloma Ker (Pelusa) y Soledad Silveyra (Elba).

Paloma Ker, Carla Quevedo y Soledad Silveyra.

Filmada en más de 150 locaciones de diferentes partes del país, el Estadio Cubierto Malvinas Argentinas fue el lugar en donde se filmaron varias escenas de las peleas que Monzón protagonizó. Este mismo escenario sirvió como contexto para nuestra charla con las actrices Carla Quevedo, Paloma Ker y Soledad Silveyra:

Las tres construyen personajes muy fuertes, ¿qué nos pueden decir de ellos? ¿Utilizaron videos y materiales de la época para construirlos?
Carla Quevedo: Yo interpreto a Alicia Muñiz, quien fue una actriz, modelo, vedette, madre y la tercera mujer de Monzón, a quien él asesinó. Alicia fue una persona real, pero no fue tan famosa y no existe un montón de material sobre ella. Así que para mí el desafío y el objetivo en la construcción de este personaje fue traer -con la mayor responsabilidad, verdad y respeto- el sufrimiento de Alicia y de todas las mujeres que sufren violencia machista a la televisión.
Soledad Silveyra: Yo doy vida a Elba, la mamá de Alicia. Una persona de la que hay poquísimo material en la web. Solo hay algunas palabras en alguna entrevista. Pero yo traté concentrar en este personaje a todas las madres que uno ve en los noticieros que perdieron a sus hijos. Es un personaje que aparece brevemente pero que traté de llevarlo a ese odio y dolor de una mujer, una mujer que no puede gritar.
Paloma Ker: A mí me toca hacer de Pelusa, que es la primera mujer de Monzón y que viene de otras raíces. Viene de Santa Fe y lo conoce desde otro lado. Me toca acompañarlo desde un lugar muy sincero pero también teniendo un vínculo muy especial, teñido también por violencia.

¿Por qué creen que era importante traer esta historia a la televisión actual?
CQ: Hay una pregunta que también me la hice yo cuando me llegó la propuesta y fue «¿Por qué contar la historia de un femicida?». Como actriz feminista, fue la primera cosa que me surgió. Hice un trabajo arduo que ni se acerca al que hizo la producción y los guionistas al construir este guion. Cuando uno ve la obra como un todo, la lectura es muy interesante: es necesario hablar de Monzón porque, lamentablemente, si Alicia la hubiese asesinado un Juan Pérez no habría generado lo que generó.
SS: Un tema nacional.
CQ: A los dos años del crimen de Alicia se abren las primeras comisarías de la mujer en Argentina. Pero la serie también sirve para ver cómo el machismo estaba en todos lados: en cómo se habla, en el ámbito judicial, en cómo se trata a las mujeres en la calle, en la clase de danza árabe. La serie está totalmente teñida por el machismo y ver cómo funcionaba la sociedad, cómo construía a la mujer, puede dar luz a lo que todavía sucede hoy. Hemos crecido gracias a la lucha de muchas mujeres pero todavía hay mucho por crecer, y ver cómo se tramitó este crimen en ese momento, puede servir por las cosas que todavía luchamos. Monzón era un ídolo popular, que fue condenado y su vida concluye con el crimen de Alicia. Me parece que eso es importante tenerlo cuenta: bueno, tu ídolo también puede ser un femicida. Y eso está bueno que está en la tele.
PK: Yo tengo 22 años y durante mi adolescencia también me tocaron vivir situaciones muy machistas. Sin embargo en muy poco tiempo logramos generar muchos cambios y eso creo que habla de una necesidad. Creo que esta serie expone cómo era la época, cómo se trataba a las mujeres y cómo estaba tan naturalizado. Para mí fue muy impactante.
CQ: Cuando uno lo lee, hasta parece exagerado. Leés en el guion que dice «No, le di un correctivo» y luego sigue hablando. Son cosas muy fuertes que las generaciones más jóvenes no lo pueden creer. Y era así y no hace tanto tiempo.

Foto: Cortesía prensa

Carla, dando vida a quien es la víctima del femicido, ¿qué te pasó a vos conociendo la historia de Alicia?
CQ
: Todo el tiempo me tenía que recordar «bueno, Carla es una persona y Alicia otra»; pero también cómo Carla hablaría o cómo denunciaría lo que le está pasando. En ese sentido tuve que recordarme que son dos visiones y dos mujeres completamente distintas. Pero la emoción fue muy fuerte y pasar por el cuerpo que sufre violencia, fue muy intenso. El día que filmamos la escena del crimen todos nos fuimos muy angustiados diciendo «El sufrimiento es mucho más grande del que podemos imaginar». Lo que sufre esa mujer y lo que sufren las mujeres a manos de los hombres violentos , es algo que ni siquiera se puede ni retratar.

*

Monzón se estrenará durante 2019 en la pantalla de Canal Space.